Archivo de Público
Martes, 4 de Marzo de 2008

Burla a los accionistas de Colonial

Dubai esquiva a la CNMV y vuelve a negociar para lanzar una opa sólo por el negocio de alquiler

SUSANA R. ARENES ·04/03/2008 - 21:22h

Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, emir de Dubai. BLOOMBERG

Ni sí, ni no, sino todo lo contrario. Así de opaco fue ayer el Emirato de Dubai al preguntarle la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) si compraba o no la inmobiliaria Colonial y, en el primer caso, si cambiaba su oferta. Dubai y los principales accionistas de Colonial, Luis Portillo y la familia Nozaleda, sólo aclararon que habían reanudado las conversaciones para llegar a un acuerdo que, al cierre de esta edición, no había fructificado. Los principales burlados, además de la CNMV, fueron ayer los accionistas minoritarios de Colonial, que no tuvieron datos fiables sobre una oferta a priori poco beneficiosa.

La confusión de ayer sobre la venta de la primera inmobiliaria española por activos no tiene precedentes. El fondo del emirato, Investment Corporation of Dubai (ICD), aseguró a primera hora de la mañana que su oferta había "expirado". Ante la difusión de noticias que acreditaban que seguían las negociaciones, la CNMV suspendió la cotización de Colonial y exigió una batería de explicaciones que ninguna de las dos partes cumplimentó debidamente. "Ha sido un cachondeo", decían algunos analistas.

En todos los casos, la CNMV supervisa que no haya hechos extraños que perjudiquen a los pequeños accionistas; en éste en concreto, no se descarta la apertura de un expediente, según fuentes del mercado.

Desaparece el pago en deuda

Dubai dijo ayer al supervisor bursátil que podría modificar los términos de la oferta por el grupo que preside Mariano Miguel. Lo cierto es que la nueva ronda de negociaciones incluye cambios. El emir Mohammed Bin Rashid sigue en sus trece en un punto: quiere dividir en dos Colonial y no pagar por la parte que englobaría el negocio de los pisos y el suelo. Ahora, Dubai propone, tras la escisión de la compañía, lanzar una oferta publica de adquisición (opa) por la parte de edificios y oficinas en alquiler, la que quiere quedarse, según fuentes conocedoras de la negociación. A cambio, el fondo se olvidaría de pagar la mitad de su oferta en deuda de Dubai, como había anunciado.

Menos dinero

El pago sería sólo en efectivo, pero cubriría únicamente la parte del negocio de alquiler. Y como el fondo sigue valorando el total de Colonial a 1,85 euros por acción (3.000 millones), esto significa que ofrecería un precio equivalente al peso de la actividad patrimonial. Esta cantidad puede rondar los 1,25 euros por acción, pero los cálculos no están cerrados.

Portillo y Nozaleda no verían con malos ojos esta nueva vía propuesta por el fondo árabe. Ambos accionistas están siendo presionados y supervisados por sus acreedores (una decena de grandes entidades financieras) y por otros cuatro bancos que tienen prestados 6.100 millones a Colonial para cerrar un acuerdo rápido con el fin de poder cobrar. Entre estos últimos, Goldman Sachs ha puesto más problemas a la oferta que Calyon, Royal Bank of Scotland o Eurohypo.

No obstante, la oferta no beneficia ni a Portillo, ni a Nozaleda, que deben 1.900 millones a la banca. Pero tampoco a los accionistas minoritarios. Si la compañía se divide en dos para que el emirato lance una opa por la parte de alquiler, el pequeño inversor recibiría menos de dos euros por acción, cuando hace un año el valor cotizaba a cinco euros.

Las respuestas al supervisor y el daño en la acción

El fondo de Dubai dijo a primera hora de la mañana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que, a pesar de los "esfuerzos" de las partes implicadas, éstas "no han alcanzado un acuerdo". La oferta "ha expirado", sentenció.

El supervisor bursátil se enfadó. Suspendió la cotización de Colonial a las 12,29 horas y luego hizo públicos los requerimientos de información que había exigido al fondo árabe y a los principales accionistas de la inmobiliaria, Luis Portillo (39,7%) y la familia Nozaleda (12,3%). La CNMV pidió que explicaran por qué las agencias de noticias difundían que seguían las negociaciones y en qué cambiaban los términos de las mismas.

Horas después, Portillo y los Nozaleda respondieron que había habido "contactos" y que no se podían "pronunciar" sobre un acuerdo. Después, Dubai aseguraba que, por la mañana, la oferta había expirado, pero que había revivido por la tarde (a las 17,45 horas, exactamente). Sobre su propuesta, ni un dato, aunque el fondo no descartó un acuerdo "en fecha próxima". Según fuentes próximas a la negociación, el pacto para salvar a Colonial está cerca.

Las ambigüedades de Dubai hicieron que el valor se dejara en pocas horas un 5,7%, hasta 1,16 euros. Desde que Dubai aceptó l a primera prórroga el pasado miércoles hasta ayer, Colonial ha perdido un 26% en el parqué.

Una división de la compañía al estilo Metrovacesa

La segregación de Colonial no sería el primer caso que se da entre las inmobiliarias. El año pasado, la entonces primera compañía del sector, Metrovacesa, se separó en dos tras una guerra sin cuartel entre sus principales accionistas, Joaquín Rivero y Román Sanahuja. De momento, a los accionistas no les ha ido muy mal, porque Metrovacesa no ha perdido valor en bolsa en un año; pero tampoco lo ha ganado. El caso de Colonial sería diferente porque se estarían creando dos compañías, pero una de ellas sólo con pisos y suelo, lo que más está castigando el parqué. Los principales accionistas de Colonial acabarían, así, quedándose con la parte que no quiere Dubai.