Archivo de Público
Martes, 4 de Marzo de 2008

El Ministro de Justicia de Ecuador acusa a Colombia de haber planificado el ataque

EFE ·04/03/2008 - 08:13h

EFE - Correa fue entrevistado esta noche por la cadena Televisa, a la que dijo que si "se sienta este precedente" habrá "en América Latina otro Medio Oriente".

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de Ecuador, Gustavo Jalkh, dijo hoy que el ataque militar colombiano contra una base de la guerrilla de las FARC no fue fortuito, sino planificado por el propio presidente de Colombia, Álvaro Uribe.

"Los hechos hablan de un plan muy meditado y muy planificado... y hay elementos que hacen pensar" en que el objetivo pudo ser "detener los avances que se estaban dando para liberar a un número importante de rehenes" de las FARC, entre ellos la franco-colombiana Ingrid Bethancout, dijo Jalkh en una conferencia de prensa en Ginebra.

El ministro, que hoy denunció ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el bombardeo "intencionado" de Colombia contra territorio ecuatoriano, aseguró que la incursión se produjo cuando había "unos avances, unos esfuerzos humanitarios que van dando la perspectiva de un resultado a corto plazo de una liberación importante de rehenes".

"Todos esos avances estaban igualmente en conocimiento del gobierno de Colombia, de tal manera que (el ataque militar) iba sin duda, previsiblemente, a llevar al estancamiento de esos avances", agregó el ministro.

"Había conocimiento de esos avances, que no eran fáciles, que nos habían costado muchos esfuerzos, y sobre los que había una gran expectativa mundial", dijo Jalkh, que aseguró que el ministro ecuatoriano de Seguridad Interna y Externa, Gustavo Larrea "personalmente se los comunicó al presidente Uribe".

Agregó que "a claras luces no fue un hecho fortuito, en caliente, un hecho inevitable de una confrontación que produjo una persecución hasta territorio ecuatoriano, sino más bien significa claramente la existencia de un plan muy meditado".

"Quiere decirse que también se meditaron y se midieron los efectos que esa acción iba a tener", insistió.

Preguntado sobre algunas especulaciones publicadas según las cuáles Uribe no estaría interesado en una liberación de Bethancourt porque podría ser una rival a la Presidencia, Jalkh respondió que "los hechos relatados de esta manera pueden hacer pensar en una serie de elementos, incluyendo este".

Agregó que su gobierno tiene "tolerancia cero" con la presencia de las FARC en su territorio y que eso está demostrado con hechos.

Se refirió en ese sentido al discurso del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, en el que anunció la ruptura de relaciones con Colombia, y en el que señaló que en 2007 se desmantelaron 47 campamentos de las FARC en territorio de Ecuador.

Acerca de las denuncias de Bogotá de que las FARC estaban tratando de fabricar una "bomba sucia" radiactiva, según unos documentos archivados en unas computadoras de la guerrilla incautadas tras el ataque, Jalkh señaló que "habrá que estudiarlo".

Pero aclaró que esas y otras declaraciones del estilo son "maniobras de distracción" de Colombia para ocultar el hecho evidente de "la violación flagrante" del territorio de Ecuador.