Archivo de Público
Martes, 4 de Marzo de 2008

Zapatero felicita a Rouco, quien se toma su nuevo cargo como un sacrificio

"Quiero trasladarle mi felicitación por su elección como presidente de la Conferencia Episcopal Española", afirma el presidente al nuevo presidente de la CEE.

AGENCIAS ·04/03/2008 - 14:32h

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, envió hoy un telegrama al cardenal Antonio María Rouco Varela para felicitarle por su elección como presidente de la Conferencia Episcopal y en él le expresa su "voluntad de diálogo y colaboración", informaron fuentes del Palacio de la Moncloa.

"Quiero trasladarle mi felicitación por su elección como presidente de la Conferencia Episcopal Española y mis mejores deseos en su tarea al frente de la misma", dice el el telegrama.

"Quiero asimismo reiterarle mi voluntad de diálogo y colaboración en el ejercicio de nuestras respectivas responsabilidades", concluye el texto, en el que Zapatero se despide con "un cordial saludo".

El sacrificio de Rouco 

Por su parte, Antonio María Rouco Varela ha ofrecido la colaboración leal de los obispos a "la autoridad política" bajo el principio del bien común, durante su primera comparecencia pública tras su elección.

"Se trata de un sacrificio más, un servicio a la CEE y a los obispos"
 

El cardenal recalcó que el cargo que desde hoy ocupa tiene la "categoría de servicio", y se trata de un trabajo adicional al que los obispos tienen pastoralmente al frente de sus diócesis respectivas.

Se trata pues de "un sacrificio más, un servicio a la CEE y a los obispos", porque el presidente, explicó, "no es la cabeza del episcopado" ni "el jefe de los obispos", ya que la relación jerárquica de los prelados se establece directamente con el Papa, y la función del presidente de una conferencia episcopal es el servicio en la comunión de los obispos.