Miércoles, 10 de Octubre de 2007

Amnistía Internacional pide apoyar en la ONU una moratoria global contra la pena capital

EFE ·10/10/2007 - 20:22h

EFE - Amnistía Internacional hizo hoy un llamamiento a los gobiernos para que apoyen una resolución en la ONU a favor de una moratoria global sobre las ejecuciones. En la imagen, la secretaria general de AI, Irene Khan. EFE

Con motivo del Día Internacional contra la Pena de Muerte, Amnistía Internacional (AI) hizo hoy un llamamiento a a los gobiernos de todo el mundo para que apoyen una resolución en la ONU a favor de una moratoria global sobre las ejecuciones, que se presentará en el actual periodo de sesiones en la Asamblea General.

"Hay un impulso real hacia la abolición de la pena capital", aseguró la secretaria general de la organización, Irene Khan, en un comunicado colgado hoy por Amnistía en su página web.

Khan recordó que 133 Estados miembros de la ONU, de todas la regiones del mundo, han abolido la pena de muerte en su legislación o en la práctica y que sólo 25 países llevaron a cabo ejecuciones en 2006, el 91 por ciento de las cuales se registraron en seis países: China, Irán, Irak, Pakistán, Sudán y EEUU.

"Aquellos que eligen el castigo más cruel, inhumano y degradante son cada vez más minoritarios", añadió la secretaria general de AI, que insistió en que los gobiernos "deben apoyar" esa resolución de las Naciones Unidas y "dar un paso importante hacia un mundo sin ejecuciones".

La ONU tiene previsto pronunciarse sobre esa moratoria el 8 de noviembre, dijo a Efe una portavoz de la organización.

Según los datos de los que dispone Amnistía, el número de ejecuciones cayó en más de un 25 por ciento en 2006, cuando se aplicaron al menos 1.591 penas de muerte en 25 países frente a las 2.148 ejecuciones llevadas a cabo en 2005.

Al menos 3.861 personas fueron sentenciadas a muerte en 55 países el año pasado, según la organización.

Amnistía destaca que Europa es, con la excepción de Bielorrusia, una zona en la que no se aplica la pena de muerte y recuerda que los españoles Pablo Ibar y Nabil Manakli, éste último de origen sirio, siguen en el corredor de la muerte en EEUU y Yemen, respectivamente.

La organización lamentó en su comunicado que Estados Unidos se mantenga como el único país de América que ha llevado a cabo ejecuciones desde el año 2003, aunque apuntó que EEUU "está poniéndose lentamente en contra" de la pena capital.

En ese sentido, destacó que las 53 penas de muerte aplicadas en 2006 representan la cantidad anual más baja durante una década y que las ejecuciones continúan cayendo desde su punto más alto a mediados de los años noventa.

En cuanto al sudeste asiático, Amnistía destacó la abolición de la pena capital en Filipinas en 2006, así como "algunos progresos" registrados para reducir la pena de muerte en China, el país donde se llevaron a cabo en 2006 el 91 por ciento de todas las ejecuciones de las que se tuvieron noticia.

En África, sólo hubo ejecuciones en seis en 2006, mientras que en Asia Central se están dando "claros" pasos hacia la abolición de la pena de muerte, según la organización.

AI, que hace campaña a favor de la abolición total de ese castigo máximo, subrayó también el "creciente debate" a favor del fin de esta práctica en Marruecos, Argelia y Túnez.