Archivo de Público
Lunes, 3 de Marzo de 2008

Correa preside una sesión del Consejo de Seguridad Nacional para tratar el tema de Colombia

EFE ·03/03/2008 - 09:07h

EFE - El ministro ecuatoriano de Defensa, Wellington Sandoval, aseguró ayer que su país está listo para defender su territorio frente a cualquier agresión externa, luego de que fuera fortalecida la presencia militar en la frontera con Colombia.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, preside hoy una sesión del Consejo de Seguridad Nacional (Cosena), convocada con urgencia para tratar la conflictiva relación actual entre este país y Colombia tras la incursión armada colombiana contra las FARC en territorio ecuatoriano.

La reunión del Cosena se instaló a las 08.00 hora local (13.00 GMT) en el centro-norte de la capital ecuatoriana con la presencia de representantes del Gabinete de ministros, así como los altos mandos de las Fuerzas Armadas.

El bombardeo de una base clandestina rebelde, la madrugada del sábado pasado en la zona ecuatoriana de Angostura, a unos tres kilómetros de la divisoria, y la incursión de tropas colombianas para rescatar los cadáveres de dos líderes guerrilleros, desató una intrincada escaramuza diplomática entre Quito y Bogotá.

Versiones encontradas entre Ecuador y Colombia se han dado en las últimas horas sobre la situación en la frontera de los dos países sobre el operativo contra las FARC que terminó con la vida del considerado portavoz internacional y "número dos" de ese grupo guerrillero, "Raúl Reyes", y de otros diecinueve guerrilleros.

Este domingo, el Gobierno del presidente Álvaro Uribe presentó excusas al Ejecutivo ecuatoriano de, Rafael Correa, por la incursión de "helicópteros colombianos" y militares en este país, para verificar la operación militar y llevarse los cadáveres de "Reyes" y de "Julián Conrado".

Posteriormente, Correa arremetió contra Uribe, afirmó que Colombia bombardeó su territorio y que "masacró" al grupo de guerrilleros mientras dormían.

Correa retiró a su embajador de Bogotá, Francisco Suéscum, y ordenó la expulsión del colombiano en Quito, Carlos Holguín, además del reforzamiento militar de la frontera.

Casi simultáneamente, el director de la Policía colombiana, Oscar Naranjo, anunció que tenía documentos incautados en la operación militar al grupo rebelde, que aparentemente confirmaban supuestos "compromisos" del Gobierno de Correa con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).