Archivo de Público
Lunes, 3 de Marzo de 2008

Medvédev supera los resultados de Putin y gana de manera incontestable

EFE ·03/03/2008 - 08:26h

EFE - El primer vice Premier y candidato presidencial Dmitry Medvedev durante una conferencia de prensa en Moscú.

El candidato del Kremlin, Dmitri Medvédev, superó en las urnas los resultados absolutos conseguidos hace cuatro años por su mentor, el presidente Vladímir Putin, y ganó de manera incontestable las elecciones presidenciales, informó hoy la Comisión Electoral Central (CEC) de Rusia.

El viceprimer ministro Medvédev, un jurista de 42 años, obtenía 52.068.327 votos o el 70,23 por ciento de los sufragios emitidos, escrutados el 99,58 por ciento de las papeletas, según las cifras ofrecidas hoy por la CEC.

En números absolutos, el delfín de Putin conseguía poco más de dos millones de votos que los que obtuvo el presidente saliente de Rusia en los comicios de 2004, cuando la participación fue del 64,4 por ciento, 5,1 puntos porcentuales inferior a la registrada este domingo.

A esa circunstancia obedece el hecho de que Medvédev con más 52 millones de votos haya conseguido un porcentaje inferior al de Putin, quien hace cuatro años tuvo el 71,3 por ciento, con algo más de 49 millones de papeletas.

"Dmitri Medvédev obtiene una victoria convincente", dijo el presidente de la CEC, Vladímir Churov, al anunciar las cifras oficiales aún no definitivas.

De acuerdo con esos datos, el candidato comunista, Guennadi Ziugánov, se colocaba en segundo lugar con 13.155.695 votos o el 17,76 por ciento, seguido del ultranacionalista Vladímir Yirinovski, con 6.939.977 sufragios o el 9,37 por ciento.

La lista de los candidatos la cierra el líder del Partido Demócrata y gran maestre de la masonería rusa, Andréi Bogdánov, con 958.868 votos o el 1,29 por ciento.

Según la CEC, que hará públicos los resultados oficiales definitivos el próximo viernes, en ninguno de los colegios electorales se registraron irregularidades que puedan arrojar una sombra de dudas sobre el escrutinio.

Sin embargo, tanto Ziugánov como Yirinovski denunciaron numerosas irregularidades tanto durante la jornada de votación como durante la campaña electoral.

El jefe de la misión de observadores de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE), Andreas Gross, afirmó en rueda de prensa que los resultados de las elecciones presidenciales rusas "reflejan la voluntad de los electores".

Pero al mismo tiempo matizó que los votantes "lamentablemente no pudieron manifestar todo su potencial democrático".

A juicio de Gross, los comicios del domingo repitieron "los mismos errores" que en su momento señalaron los observadores de la PACE en las elecciones legislativas de diciembre pasado.

Agregó que ninguna de las preocupaciones expresadas entonces por los observadores europeos fue tomada en consideración por las autoridades rusas.

Gross destacó que las elecciones presidenciales "han tenido carácter más bien de plebiscito sobre la vida del país durante los últimos ocho años" de gobierno de Vladímir Putin.

Agregó que "el pueblo de Rusia ha votado por la estabilidad y la continuidad, asociadas al presidente actual y a su candidato", Dmitri Medvédev.

Los observadores exhortaron al ganador de las elecciones presidenciales a "mostrar la suficiente confianza hacia su país y su democracia".

Los observadores de la PACE abogaron por simplificar la promoción de candidatos independientes y a perfeccionar la legislación sobre la financiación de las campañas electorales.

"Hay que simplificar el orden de inscripción (de candidatos) de modo que sea más asequible, menos difícil, para los candidatos independientes", dijo Gross.

También hay que perfeccionar, añadió, "la legislación que regula la financiación de las campañas electorales a fin de garantizar una mayor transparencia".

El jefe de la misión de observadores europeos se pronunció además a favor de modificar el sistema de debates de los candidatos en la televisión a fin de que "a ninguno le surja el deseo de negarse a participar en ellos", en alusión a la negativa de Medvédev de enfrentase a sus rivales ante las cámaras.

Gross insistió sobre todo en la necesidad de una "participación más amplia de observadores internacionales" y de darles la posibilidad de un seguimiento "más prolongado" del proceso electoral.