Miércoles, 10 de Octubre de 2007

El padre del esquizofrénico vejado en Youtube podría pedir responsabilidades penales al portal

El portal propiedad de Google dice que no ha recibido ninguna solicitud de retirar esos contenidos y trata de acallar la polémica

PÚBLICO ·10/10/2007 - 16:42h

Captura de pantalla de la página del vídeo. PÚBLICO

José Martín Roldán "lo está pasando mal". Lleva medio año enviando mails al portal Youtube porque la web albergaba varios vídeos en los que aparecía su hijo, de 46 años, con esquizofrenia paranoide, vejado y víctima de las burlas de unos desconocidos que ni siquiera tienen el valor de aparecer en la imagen. También dejó comentarios en las páginas de los propios vídeos y entre una cosa y otra, no sabe cómo, consiguió que desaparecieran algunos de los vídeos.

No ha sido gracias a la colaboración de Youtube. En esos seis meses, José ha recibido respuestas, pero no las que él esperaba. Un tal Carlos contestó a algunos de sus mails, pero no se atendía su solicitud de que se eliminaran todos los vídeos y se revelara la identidad de los responsables.

"¿Por qué tanta prisa ahora?"

Finalmente, José decidió llevar el asunto a los tribunales. Este jubilado de 70 años ha denunciado en el Juzgado de Instrucción número 2 de Móstoles al portal Youtube, propiedad del gigante de Internet Google.

La noticia ha saltado a los medios de comunicación y ahora le mandan un taxi para que acuda a sus oficinas: "Hoy me han llamado dos veces para decirme que me ponen un coche. ¿Por qué tanta prisa ahora?", se pregunta.

El revuelo también ha conseguido que desaparezca el último de los vídeos. Su autor, de nick tuarxienemigo,  llevaba varios días advirtiendo "lo voy a kitar" y por fin ha cumplido su advertencia.

En cuanto a la denuncia, no es la primera que presenta. En junio fue la primera y al principio la empresa remitía los requerimientos a su sede en Estados Unidos. José Martín se indigna ante esta actitud: "yo no tengo que someterme a sus dictámenes". Le molesta que, ahora que el asunto se ha hecho público, haya prisa por conseguir su firma en un papel que justifique la actitud mantenida hasta ahora por el portal. "Llevo seis meses esperando. A mí me da igual esperar un día más o menos".

Causa penal

Su abogada, de oficio, le aconseja que no se precipite. Acaba de incorporarse al caso y al revisarlo cree que la denuncia se ha hecho mal, ya que no se han pedido las responsabilidades penales que podrían castigarse con "hasta cinco años de cárcel".

Para este jubilado la cuestión no se acaba con que quiten el vídeo de su hijo: "es un caso que merece que todo el mundo se mueva porque se refiere a los derechos de todos". Admite la suerte que ha tenido de saber manejarse con Internet, pero se pregunta qué pasa con el indigente al que dan una paliza para grabarla y Youtube: "¿se supone que tiene que levantarse, buscar un ordenador y acceder a la web para solicitar que se retire?"

Es por eso que no está dispuesto a detenerse en su cruzada: "voy a seguir adelante para que se castigue a los responsables y a Youtube como responsables solidarios".

José no está solo en su causa, ya que también la Agencia de Protección de Datos y el Defensor del Pueblo de Madrid han tomado cartas en el asunto. Sin embargo, lo hacen por su cuenta y no han contactado con el afectado: "estoy esperando su llamada".

La respuesta de Youtube

El portal ha declarardo a la agencia Efe que no tiene noticia de las peticiones de José: "se ha quejado a no se quién, pero a nosotros no". Añade que en principio el vídeo no incumple sus políticas de contenido "porque muestra a un señor que se está riendo". A pesar de ello, este contenido por fin ha desaparecido "debido a condiciones del servicio". Es decir, porque rompe las normas de Youtube.

Según Paz Pérez, portavoz de Google España: "cualquier persona de España puede decir, yo estoy en Youtube y no quiero estar" y el vídeo se retiraría automáticamente sin necesidad de acudir al juzgado. Público no ha conseguido por el momento una respuesta directa del portal para referirse a las últimas declaraciones de José Martín Roldán.