Archivo de Público
Domingo, 2 de Marzo de 2008

La vida se detiene en Gaza mientras continúan los duros ataques israelíes

EFE ·02/03/2008 - 09:32h

EFE - Seguidores palestinos de Hamas participan en la ciudad cisjordana de Hebrón en una manifestación contra los ataques israelíes en Gaza.

La ciudad de Gaza permanecía hoy sin apenas actividad, con la mayoría de la población civil refugiada en sus casas tras la dura ofensiva militar israelí que ha provocado hoy diez muertos, lo que eleva a un centenar los fallecidos en los últimos cinco días.

"La vida está parada en Gaza. He salido a la calle y no he visto apenas coches en el centro de la ciudad. No hay electricidad y, de seguir así, dentro de dos o tres días no tendremos agua, porque el suministro necesita de electricidad para llegar a los edificios", dijo a Efe Zakaria Attoun, miembro de Al Fatah en Gaza.

"Las oficinas y tiendas están cerradas y los colegios no han abierto sus puertas", añadió Attoun.

En el norte de la franja, donde se han localizado los peores ataques de los últimos días, el zumbido de los aviones espía no pilotados y los helicópteros es constante y parte de la población ha huido de sus casas para trasladarse a zonas más seguras.

Es el caso de Imán Asaleya, una mujer palestina de 42 años, que abandonó junto con su marido y sus cuatro hijos su casa en el este del campo de refugiados de Yabalia, que se ha convertido en un campo de batalla.

En la noche del viernes, tropas israelíes iniciaron una incursión terrestre en esa zona, desde la que decenas de militantes islamistas lanzaban cohetes de fabricación casera hacia territorio israelí.

Esta incursión, la más sangrienta que se vive en Gaza desde 2002 en un sólo día, acabó con la vida de más de sesenta palestinos, entre ellos quince niños.

"Cuando vi cómo los disparos de los tanques alcanzaban las casas de nuestro barrio, matando a mujeres y niños, decidí coger a mis hijos y salir de allí para salvar sus vidas. Si nos hubiésemos quedado los habría perdido" declaró Imán.

"Da mucho miedo: los milicianos estaban en todas partes del barrio, intercambiando fuego con los tanques israelíes en el otro lado, y los misiles y proyectiles de artillería impactaban en las casas y mataban a niños", narró asustada.

Según ella, "Israel no está luchando contra Hamás y no está llevando a cabo estas operaciones para impedir el lanzamiento de cohetes contra su territorio, sino que es una guerra contra todo el pueblo palestino. Israel mata a la gente sin distinción".

Desde el pasado miércoles, los helicópteros Apache y aviones de combate F-16 israelíes no han dejado de sobrevolar los alrededores de Yabalia, apoyando la incursión de los tanques y tropas de tierra.

La televisión local en Gaza mostraba imágenes de casas destruidas, ambulancias y personal médico atendiendo a heridos y cubriendo cadáveres.

También difundió imágenes de niños heridos y muertos, incluido un bebé de seis meses que falleció en un ataque aéreo contra el Ministerio de Interior en la ciudad de Gaza el pasado jueves.

"Están atacando por todas partes; no diferencian entre niños, mujeres, ancianos. Dicen que los cohetes son la razón de los ataques, pero han muerto más de veinte niños y más de quince mujeres. ¿Puede acaso un niño de veinte días o de seis meses lanzar cohetes?" dice Attoun.

Según cifras del Ministerio de Sanidad en la franja, al menos cien personas han muerto y más de trescientas han resultado heridas desde el miércoles.

Los hospitales de Gaza y servicios de ambulancias están colapsados, lo que ha llevado a Egipto a abrir el paso fronterizo de Rafah para permitir el paso a los heridos y atenderles en sus hospitales.

"No tenemos suficiente ayuda médica: parte de los equipos hospitalarios no funcionan y tenemos una grave escasez de combustible para las ambulancias", dijo a Efe Moaweya Hassanein, jefe de los servicios de emergencia en Gaza.

En varias localidades de la franja se sucedían hoy los funerales de decenas de palestinos, cuyos cadáveres envueltos en banderas eran portados a hombros hacia los cementerios por hombres que entonaban eslóganes pidiendo revancha contra Israel.

Hazem Abu Shanab, miembro del partido de Al Fatah en la franja, acusó a Israel de "estar cometiendo crímenes contra la humanidad en esta guerra" y aseguró a Efe que los israelíes "deberán pagar por ello".