Archivo de Público
Domingo, 2 de Marzo de 2008

Los moscovitas acuden a las urnas, pese a la lluvia y el aguanieve

EFE ·02/03/2008 - 08:20h

EFE - El candidato comunista Guennadi Ziugánov saluda a sus seguidores tras votar en un colegio electoral en Moscú.

A pesar de la lluvia y el aguanieve que cayó sobre Moscú durante todo el día, los moscovitas acudieron hoy masivamente a los colegios electorales para designar al sucesor de Vladímir Putin al frente del Kremlin.

En el colegio electoral número 161 de la capital, donde están llamados a votar más de 7 de los cerca de 109 millones de electores del país, el goteo de personas era lento, pero constante, a falta de cuatro horas para que cierre sus puertas a las 20.00 hora local (17.00 GMT).

Aunque la primavera llegó ayer formalmente a Rusia según el calendario y las temperaturas son varios grados más elevadas de lo habitual para esta época del año, este tiempo no es del agrado de los moscovitas, que prefieren un clima seco, a pesar de que ello suponga más frío.

En vista del brusco descenso de la presión atmosférica en Moscú, la Comisión Electoral de la capital anunció esta mañana que las personas que por su estado de salud no estén en condiciones de acudir a los colegios pueden votar en sus casas.

Cuatro candidatos se disputan la Presidencia de Rusia, pero el favorito incuestionable es el candidato del Kremlin, el viceprimer ministro Dmitri Medvédev.

Los otros tres -el comunista Guennadi Ziugánov, el ultranacionalista Vladímir Yirinovski y el masón Andréi Bogdánov- no tienen, según todas las encuestas y pronósticos, la más mínima opción.

"Nosotras hemos votado por Medvédev", confiesan Lena y Masha, dos universitarias veinteañeras de tercer curso que participan por primera vez en unos comicios presidenciales.

Agregan, entre risas, que del futuro jefe de Estado esperan "que se parezca a su antecesor" y subrayan que "con eso ya vale".

Elena, economista de 42 años, dice conocer a Medvédev profesionalmente, le considera "consecuente y cualificado" y espera que con él progrese la democratización en el país.

Una señora que ronda los cincuenta prefiere no revelar por quién se ha decidido, pero asegura con buen humor: "Hemos votado por el que ganará".

Mientras, su marido se escuda en una gran sonrisa para no soltar prenda.

Una pareja de jóvenes arquitectos de 24 años reconoce haber votado por el comunista Ziugánov, del que no esperan nada, dicen resignados, porque de todas formas "no será presidente".

"Hemos votado por Bogdánov", responde ella, aunque rectifica su respuesta cuando escucha a su pareja pronunciar el apellido del candidato comunista: "¿Ziugánov? Cierto, sí, Ziugánov".

Ruslán, deportista de 20 años, también vota por primera vez en unos comicios presidenciales.

"Yo me he decantado por Ziugánov", confiesa y afirma, bromeando, que espera del candidato comunista que cree "una confederación con la República Popular de China".

Vladímir, empresario de 52 años, también ha dado su apoyo a Ziugánov.

"Lo único que le pido es que cumpla con lo que ha prometido. Si cumple con la mitad o con tres cuartas partes de lo prometido, ya me doy por satisfecho", señala.

Garik, de 47 años, revela haber votado por el Partido Comunista: "A Ziugánov le pido cosas buenas y caviar negro, mucho caviar negro."

Otro joven confiesa haber dado su voto a Yirinovski, aunque a la pregunta de qué espera del aspirante ultranacionalista señala: "Con sinceridad, no puedo responder a esta cuestión".

También hay quien ha optado por el voto de protesta, que antes quedaba reflejado en la casilla "contra todos los candidatos", ahora eliminada.

"Nosotros hemos votado contra todos los candidatos, es decir, hemos seleccionado todas las casillas, de manera que hemos invalidado nuestra papeleta", señala una pareja de unos 45 años.

En base a los datos que ya baraja, el presidente de la Comisión Electoral Central (CEC) de Rusia, Vladímir Chúrov, dijo que la participación ciudadana en estos comicios está siendo entre un 3 y un 5 por ciento más alta que la que se registró en las elecciones de 2004, cuando ésta fue del 64 por ciento.