Archivo de Público
Domingo, 2 de Marzo de 2008

Colombia trata de calmar los ánimos entre sus vecinos

·02/03/2008 - 17:43h

Colombia negó hoy haber violado la soberanía de Ecuador en el bombardeo en el que murió el líder de la guerrilla de las FARC, Raúl Reyes, y aseguró que actuó en legítima defensa, en respuesta a la protesta diplomática del presidente Rafael Correa.

La muerte en territorio ecuatoriano del jefe guerrillero y de otros 16 rebeldes en un bombardeo de las Fuerzas Militares de Colombia, provocó una enérgica protesta de Correa, quien calificó los hechos como una masacre en la que se violó la soberanía de su país y llamó a consultas a su embajador en Bogotá.

"Colombia no violó soberanía sino que actuó de acuerdo con el principio de legítima defensa", dijo un comunicado del Gobierno, anticipando una respuesta más detallada a la nota de protesta de Ecuador. "Los terroristas, entre ellos Raúl Reyes, han tenido la costumbre de asesinar en Colombia e invadir el territorio de los países vecinos para refugiarse. Muchas veces Colombia ha padecido estas situaciones que estamos obligados a evitar en defensa de nuestros ciudadanos", precisó.

La muerte de Reyes, considerado como el segundo hombre más importante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que formaba parte del secretariado de esa organización, se constituyó en el mayor éxito de las Fuerzas Militares en la historia de la lucha contra la guerrilla en medio de un conflicto interno de más de cuatro décadas.

La protesta de Ecuador abrió un nuevo frente de tensiones y de disputas diplomáticas de Colombia con sus vecinos.

El Gobierno de Bogotá en una crisis sus relaciones diplomáticas con Venezuela desde noviembre, cuando el presidente Álvaro Uribe suspendió la mediación de su homólogo Hugo Chávez ante las FARC para buscar la liberación de un grupo de personas secuestradas por la guerrilla.

Chávez amenaza 

La decisión de Colombia desató la irá de Chávez quien llamó a Uribe "cobarde, mentiroso y peón del imperio de Estados Unidos".

Aunque inicialmente Uribe reaccionó y acusó al presidente de Venezuela de legitimar el terrorismo de las FARC y de liderar un proyecto expansionista, después ha guardado silencio y prudencia pese a los reiterados ataques verbales de Chávez.

El mandatario venezolano acusó el sábado a Colombia de haber violado la soberanía de Ecuador y advirtió que una incursión similar en su país desataría una guerra.

Colombia también mantiene un conflicto con Nicaragua por la delimitación de su frontera marítima en el Caribe. La Corte Internaional de Justicia reconoció en diciembre la soberanía de Colombia sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, reclamadas por Nicaragua, pero se declaró competente para dirimir una disputa sobre la frontera. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, un antiguo guerrillero con contactos con las FARC, condenó la muerte de Reyes y aseguró que se están asesinando las posibilidades de paz en Colombia.

Mientras que Uribe es considerado como el principal aliado de Estados Unidos en América Latina, los presidentes de Venezuela, Ecuador y Nicaragua, son críticos de la política de Washington.