Archivo de Público
Domingo, 2 de Marzo de 2008

Almagro se hace grande en Acapulco ante Nalbandián

El murciano confirma su buen arranque de temporada al vencer en la final mexicana al argentino por 6-1 y 7-6 (1)

AGENCIAS ·02/03/2008 - 17:43h

EFE - El español Nicolás Almagro, tras conquistar el torneo de Acapulco.

El tenista español Nicolás Almagro amplió su buena racha en el comienzo de la temporada sumando en Acapulco su segundo título en tierras latinoamericanas, tras vencer en la final a un descentrado David Nalbandián por un claro 6-1 y 7-6(1).

El murciano, de 22 años y número 28 del mundo, cortó la imbatibilidad de su rival en los últimos diez partidos, ganados todos ellos en tierra batida, y que le llevaron a alzarse con el triunfo en Buenos Aires hace tan sólo una semana.

Partido resuelto en el primer set 

No en vano, el cordobés partió en Acapulco como primer cabeza de serie, algo que no importó a Almagro, vencedor en Costa de Sauipe (Brasil), al que le bastaron once 'aces' y dos roturas en el servicio de su rival, ambas en el primer set, para quedarse con el encuentro en tan sólo una hora y 24 minutos.

Tras el abrumador 6-1 de salida para el pimentonero, Nalbandián apretó el ritmo en la segunda manga para equilibrar un set que no vio materializar ningún punto de 'break'. Pudo hacerlo Almagro en un momento clave del encuentro, con 4-4, pero Nalbandián logró irse al cambio de pista con el 5-4 a su favor después de salvar varias situaciones comprometidas. Ya en la 'muerte súbita', Almagro no dio opción alguna al argentino.

Y es que a pesar de comenzar por delante, el de Córdoba se fue del partido con 2-1 en su contra, después de protestar al juez de silla por el movimiento del público durante la disputa del golpe, lo que se tradujo en una clarísimo golpe de volea a placer fuera de la pista.

Con el triunfo logrado hoy, Nicolás Almagro conquista la cuarta corona de su carrera y, curiosamente, también es el cuarto entorchado para un español en Acapulco en los últimos siete años, tras los campeonatos obtenidos por Carlos Moyá en 2002 y 2004, y por Rafael Nadal en 2005.