Miércoles, 10 de Octubre de 2007

El BCE mantiene el pronóstico de crecimiento potencial para la zona euro pero con mayor incertidumbre

EFE ·10/10/2007 - 17:32h

EFE - El economista español, José Manuel González Páramo, miembro del Banco Central Europeo (BCE). EFE

El Banco Central Europeo (BCE) mantiene su pronóstico de crecimiento para la zona del euro pero con mayor incertidumbre por las turbulencias, según dijo a Efe el miembro español de su comité ejecutivo, José Manuel González Páramo, en una entrevista.

González Páramo, responsable de billetes, operaciones de mercado y estadísticas en el BCE desde junio 2004, hizo hincapié en que se mantienen las tensiones en el mercado de dinero y que el banco europeo será cauto. La semana pasada el BCE dejó inalterados los tipos de interés del área euro en el 4 por ciento.

Pregunta.- Tras la última decisión sobre los tipos de interés, ¿cómo valora el BCE la crisis de confianza en los mercados financieros y su impacto en la economía? Respuesta.- Las tensiones en los mercados financieros se han suavizado considerablemente en algunos mercados. Se mantienen en alguna medida en los más cercanos a la política monetaria, que son los mercados monetarios, y esperamos que se vayan reabsorbiendo progresivamente, poco a poco, a medida que se restablece la confianza. Debe quedar claro que no estamos en presencia de turbulencias de impacto transitorio a un plazo muy corto, como pudieron ser las que tuvimos este año en febrero y marzo. P.- ¿Cuáles son los riesgos actuales para el crecimiento económico de la zona del euro derivados de la crisis financiera actual? R.- Las tensiones han ampliado el rango de incertidumbre pero el apelativo crisis para definir lo que está ocurriendo es excesivo. Son turbulencias y la política monetaria tiene que ser responsable y decidir en función de cuáles son los riesgos que aprecia y el intervalo de confianza en las decisiones. Desde comienzos de agosto evaluamos cuál es el impacto de estas turbulencias sobre el escenario central. Hasta ahora no hemos apreciado un cambio y seguimos observando riesgos para la estabilidad de precios. P.- ¿Qué efectos puede tener el actual cambio euro-dólar en la economía de la zona del euro? R.- La importancia de los tipos de cambio en nuestro análisis sigue siendo relevante pero lo es de modo matizado en un contexto en el que el mundo crece con gran dinamismo, porque se ha producido un relevo en el crecimiento y esto es una gran novedad. Lo que pierde en dinamismo una parte del mundo, que es EEUU, lo vemos recuperar en otra parte, que es el Asia emergente. P.- ¿Pero el tipo de cambio influye en la política monetaria del BCE en la medida en que influye en la inflación? R.- Sobre niveles de tipo de cambio un banquero central jamás contesta por responsabilidad. Sólo debo recordar dos cosas, que están en todos los comunicados del G-7: los tipos de cambio deben reflejar los fundamentos económicos de los países y los movimientos volátiles y excesivos en los tipos de cambio dañan el crecimiento. P.- El diario alemán "Financial Times Deutschland" le definió como "Mann an der Spritze" (Hombre en la inyección), por su actuación en la crisis crediticia, ¿cómo ha sido el proceso de toma de decisión de las inyecciones de liquidez? y ¿cuál ha sido su actuación? R.- Las decisiones en esta institución son siempre de tipo colegiado y a ello se añade el hecho de que somos un sistema, y no un banco central a la antigua usanza, que comparte información. Desde el 9 de agosto, el BCE ha seguido funcionado como siempre con la única diferencia de que ocurrió en periodo estival. En el BCE hay un comité de liquidez en el que se discuten las condiciones de liquidez cada semana y, eventualmente, en periodos más cortos si hay que decidir alguna operación especial. En función de toda la información disponible, presento una propuesta al comité ejecutivo y éste decide. Esto es lo que hicimos el 9 de agosto, cuando se decidió la primera inyección de liquidez. Fueron unos minutos desde el momento en que recibimos las primeras informaciones hasta que tomamos la decisión de intervenir con la primera subasta de liquidez a un tipo fijo del 4 por ciento que dio lugar 95.000 millones de euros, la operación especial de más alto volumen en la historia del BCE. P.- ¿Las tensiones de liquidez fueron inesperadas? R.- No contábamos ni con la intensidad, ni con el orden secuencial. No podíamos anticipar que este fenómeno iba a ocurrir así. ¿Quién podía esperar que donde íbamos a empezar a notar las tensiones era en los mercados asiáticos cuando los bancos europeos trataban de mandar o conseguir dólares para hacer frente a compromisos en el mercado norteamericano? Luego estas tensiones se trasladaron a los mercados europeos y al estadounidense. P.- ¿Prevé más escasez en el mercado de dinero en los próximos meses?