Miércoles, 10 de Octubre de 2007

Cuando cuente tres, despertarás y querrás ir al gimnasio

Lily Allen habla de su nueva dieta milagro: la hipnosis. Lo mismo que hace un tiempo la diseñadora española Elena Benarroch glosó las maravillas del psicoanálisis como adelgazante.

Roberto Enríquez ·10/10/2007 - 15:44h

bob - Lily Allen afirma haber perdido peso gracias a la hipnosis.

Según ha declarado la cantante a un tabloide británico, su nuevo aspecto físico, con bastantes kilos menos, se debe a las buenas artes de su hipnotista de cabecera, Susan Hepburn.

Lily Allen  ha afirmado en una entrevista: “Después de la hipnosis, quiero ir al gimnasio cada día; de lo contrario, me  siento fatal. Quiero estar a gusto con mi cuerpo. Todo me va  muy bien en este momento y lo único que quiero es estar en forma  y sana”.

Suena muy saludable, sí, pero también se mueve entre lo aterrador y lo increíble.  Y nos hace pensar que el rock'n'roll definitivamente se muere asfixiado bajo una estupidez que exige buenos hábitos, tallas estándar, una dieta equilibrada y casi santidad.

"Borrachas, gordas, drogadas" - parecen gritar las tediosas hordas normalizadoras - "poneos a dieta, id a rehabilitaros, o dejad paso a las demás".