Archivo de Público
Domingo, 2 de Marzo de 2008

Bagdad recibe con medidas de seguridad excepcionales a Ahmadineyad

EFE ·02/03/2008 - 09:00h

EFE - El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, saluda antes de su encuentro con el primer ministro de Qatar, el jeque Hamad Bin Yasem al Zani, en el palacio presidencial de Teherán (Irán), el 27 de febrero.

La visita del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, a Irak ha obligado a reforzar la seguridad en la capital del país y a adoptar medidas excepcionales como el corte de carreteras, informaron fuentes de la seguridad iraquí.

El portavoz del plan de seguridad "Aplicamos la Ley" para Bagdad, Qasem Atta, destacó ante los periodistas que la vía que une el aeropuerto internacional con el centro de la ciudad ha permanecido cerrada al tráfico durante cinco horas, entre las 05.00 y las 10.00 hora local (02.00 y 07.00 GMT).

Atta confirmó a los periodistas que los responsables de la seguridad han dado órdenes para incrementar los controles en toda la provincia de Bagdad, aunque evitó concretar las medidas que se han adoptado.

En este contexto también se ha decidido cerrar hasta las 17.00 (14.00 GMT) los puentes de Yadeira y Zu al Tabakin, en el barrio de Al Karrada, donde vive el presidente iraquí, Yalal Talabani, a cuya residencia acudió Ahmadineyad tras aterrizar en Bagdad.

Ahmadineyad llegó hoy a Bagdad en la primera visita oficial de un mandatario iraní a Irak desde la guerra que enfrentó a ambos países entre 1980 y 1988 y desde el triunfo de la Revolución Islámica en ese país, en 1979.

La presencia del presidente de Irán coincide con un repunte de la violencia en Irak, donde 953 personas perdieron la vida durante el mes de febrero, un 33 por ciento más que el mes anterior, según datos facilitados ayer por el Ministerio del Interior.

Está previsto que el presidente iraní aborde con las autoridades locales, entre otros asuntos, la situación de seguridad en Irak y las actividades de las milicias chíies en el sur de este país, así como la seguridad en las zonas fronterizas y el tráfico de armas.

En este contexto, el vicepresidente suní de Irak, Tarek al Hachemi, mostró su confianza ayer en que la visita de Ahmadineyad sirva para impulsar las relaciones bilaterales, aunque subrayó que siempre desde el respeto a la soberanía nacional y sin injerencia en los asuntos internos.