Archivo de Público
Sábado, 1 de Marzo de 2008

Polonia busca la luz de los molinos españoles

Iberdrola, Endesa, Acciona y Gamesa ya han desembarcado en un mercado con recorrido

ANTONIO M. VÉLEZ ·01/03/2008 - 21:53h

Dice un refrán de Polonia que "tener un huésped en casa es tener a Dios en el hogar". Es una forma de expresar la tradicional hospitalidad del pueblo polaco.

Sea por hospitalidad o por puro interés, el país, que acaba de cumplir la mayoría de edad en el capitalismo, necesita ayuda externa para impulsar su economía. Esta idea, que sirve para casi todos los sectores, es especialmente válida en el caso de las energías renovables; de ahí el interés que muestran las empresas españolas. La cuota de las renovables en la producción energética (basada, sobre todo, en plantas hidroeléctricas), es exigua: sólo el 5,5% de la producción. Con las exigencias de Bruselas, que quiere que en 2020 el 20% de la energía de la UE sea verde, el reto es mayúsculo. El país se conforma con alcanzar el 7,5% de cuota en 2010 y el 14% en 2020.

Un pilar de ese crecimiento (junto a la biomasa) será la energía eólica, que aportará un tercio de la producción renovable en 2010. Actualmente tiene una presencia testimonial: poco más de un centenar de parques en funcionamiento, todos de pequeñas dimensiones y con sólo 280 megavatios (MW) instalados. En 2010, deberán ser 2.000 MW.

Es una cifra muy pequeña, si se compara con los más de 15.000 MW que ya tiene España y los 20.000 MW que se espera que alcance en 2010.
Además, Polonia tiene peores condiciones de viento que España y su sistema de retribución es el de los llamados certificados verdes, que obliga a las eléctricas a alcanzar una cuota renovable y resulta menos rentable.

Negocio atractivo

Pero el precio que cobran los generadores está subiendo (un 30% para este año) y este marco también garantiza ingresos seguros. Y 2.000 MW eólicos significan una inversión de unos 3.000 millones de euros. Ahí está el principal nicho para las empresas españolas, que ya son líderes mundiales en el sector de la energía renovable.

Las compañías más importantes (Iberdrola, Acciona, Gamesa y Endesa) ya están allí (aunque el negocio de esta última se lo quedará E.ON) y otras mucho más pequeñas (la última, la vallisoletana Biotech Nature) acaban de entrar. A su favor tienen un know how inalcanzable para las empresas locales y un generoso abanico de ayudas públicas que cubren hasta el 50% del coste de instalación.

En contra de la inversión, dicen fuentes jurídicas, está una cierta tendencia al proteccionismo de las autoridades polacas que, unida al desconocimiento del país, aconsejan recurrir a un socio local. "Es el camino más corto y seguro", señala Mieczyslan Koch, de la patronal SEO.

El interés de Europa del Este para las empresas españolas del negocio verde no acaba en Polonia. Iberdrola, por ejemplo, ha comprado derechos para construir 2.000 MW en la región.