Archivo de Público
Sábado, 1 de Marzo de 2008

Dubai quiere dividir en dos Colonial y no pagar una parte

El Emirato árabe ya ha comunicado sus planes sobre la inmobiliaria al Gobierno español y al francés

SUSANA R. ARENES ·01/03/2008 - 21:33h

Mohammed bin Rashid Al Maktoum, emir de Dubai. AFP

El culebrón de la venta de Colonial tiene serios obstáculos que sortear para poder cerrarse. El Emirato de Dubai quiere dividir en dos la primera inmobiliaria española y no pagar por la parte que no está dispuesta a gestionar. La intención es segregar el negocio de venta de suelo y de pisos porque "no le interesa" y quedarse con la parte de alquiler de edificios y oficinas, según fuentes conocedoras de la operación.

El fondo soberano Investment Corporation of Dubai (ICD) quiere deshacerse de la pata de promoción inmobiliaria y dejar pactada su venta antes de convertirse en nuevo dueño de la empresa. Esto significa que, para el fondo, esta actividad vale cero euros y no pagará por ella. No entrará en el precio final. Lo dejó claro en la oferta que explicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores al apuntar que "el precio se ajustará, en su caso, por la transmisión de suelo y promociones residenciales en curso de Colonial" y sus filiales antes de cerrar el contrato de compra de la inmobiliaria. Esta transmisión ahora ha pasado a ser segregación.

El negocio promotor que Dubai quiere vender vale 2.470 millones, el 21% de todos los activos inmobiliarios, según los resultados de Colonial de 2007.

Los principales accionistas de la empresa, el ex presidente Luis Portillo, (con el 39,7%), y la familia Nozaleda, (con un 12,3%), quieren aprovechar su única oferta en firme que expira el lunes porque los bancos acreedores quieren cobrar los préstamos que les dieron para comprar sus acciones (1.900 millones). Pero no bajo cualquier condición.

Para los accionistas es complicado limar el espinoso asunto del negocio promotor, dado el parón del mercado inmobiliario. "Ninguna inmobiliaria española quiere comprar ahora suelo ni promociones, porque todas tenemos por desarrollar", apuntan fuentes del sector. Por otro lado, la crisis de liquidez financiera por las hipotecas basura de EE UU ha hecho que ningún banco o caja quiera financiar operaciones ligadas al ladrillo, y menos en España, lo que descarta a fondos extranjeros como posibles compradores.

Ahora, Portillo y Nozaleda luchan para que no se fije un plazo de venta del negocio del ladrillo y, si lo hay, que sea razonable para no tener que subastarlo en pleno parón.

Credenciales

Con la confianza de cerrar la compra, Dubai ya presentó sus credenciales tanto al Gobierno español como al Ejecutivo de Francia, donde Colonial tiene una importante filial, Société Foncière Lyonnaise, según fuentes conocedoras de la operación. El emirato les comunicó sus planes hace unas semanas, antes de comenzar en serio la negociación con Portillo y Nozaleda. La solvencia está acreditada por años de rendimiento de los petrodólares.

Las negociaciones entre el fondo soberano de Dubai y los principales accionistas de Colonial, Luis Portillo y la familia Nozaleda, van contrarreloj. El plazo para decidir termina mañana. Pero, tras varias prórrogas desde que comenzó la negociación el pasado 1 de febrero, nadie en el mercado se atreve a apostar porque mañana quede cerrado el futuro de Colonial.

Portillo y Nozaleda, invitados al emirato

Mohammed bin Rashid Al Maktoum, emir de Dubai y presidente del fondo Investment Corporation of Dubai (ICD) invitó a Portillo y a Nozaleda a seguir las negociaciones en el emirato este fin de semana, según fuentes conocedoras del proceso. No ha trascendido si los accionistas finalmente han hecho el viaje relámpago a Dubai.

La oferta por Colonial que el fondo soberano ha puesto sobre la mesa ha desquiciado a analistas, accionistas y bancos acreedores por su escasa claridad. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tuvo que pedir varias explicaciones adicionales al emirato para que llegara al mercado información un poco comprensible.

Dubai quiere comprar las participaciones de Portillo y Nozaleda, que controlan un 52% de Colonial. El emirato ofrece pagar, como máximo, la mitad en efectivo, a 1,85 euros por acción. Esto supone abonarles 750 millones en cash por ese paquete.

Al menos la mitad del pago se hará en títulos de deuda de Dubai, pero no se sabe ni sobre qué activo se sustentarían esos bonos, ni que calidad (medida a través de un rating) tienen en el mercado. Estos títulos tendrían un precio superior, equivalente a 2,25 euros por acción, pero el gran inconveniente de que no se pueden convertir en dinero hasta dentro de 4,5 años y no generan intereses anuales.

Con este pago en deuda, Portillo y Nozaleda no podrían atender de inmediato sus obligaciones ante los bancos acreedores. Cualquier acuerdo final, además, tiene que contar con el visto bueno de esas entidades y de las cuatro que han dado préstamos a Colonial por 6.100 millones.