Archivo de Público
Sábado, 1 de Marzo de 2008

"Zapatero lleva negociando con ETA desde 2002"

El ex presidente del Gobierno no varía el discurso y acusa al líder socialista de hablar con los terroristas antes de las elecciones de 2003.  Para él "la alianza de socialistas, comunistas y separatistas" es una mala fórmula

AGENCIAS ·01/03/2008 - 15:01h


El ex presidente del Gobierno José María Aznar aseguró hoy en Valdemoro, en un acto electoral del PP, que el presidente José Rodríguez Zapatero "lleva negociando con ETA desde 2002 y seguirá si no lo impedimos". Defendió la "derrota total y definitiva" del terrorismo y dijo que "lo vamos a hacer". Explicó que, en su etapa como mandatario español, "también nos hemos equivocado tomando decisiones", pero "otra cosa es engañar conscientemente a la gente, a la que se ha mentido".

Indicó, refiriéndose al Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, que "hay una cosa que no se puede hacer, negociar con el terrorismo" porque supone "darle la razón a los que tienen como único objetivo la secesión y acabar con la democracia. De esas cosas no se habla nunca con los terroristas", explicó Aznar, quien afirmó que hay que decir a ETA: "Vamos a acabar con vosotros con todas las consecuencias".

Explicó que con un Gobierno presidido por Mariano Rajoy "no tendremos problemas con la ley, que la aplicaremos bien, y no como otros que o se pasan o no llegan". Asimismo, destacó la necesidad de "fortalecer la nación española, que sólo hay una que es España" y dijo que, "dentro de esa idea, lo menos que se le puede pedir al presidente del Gobierno de España es que crea en España".

Reiteró que "creer en la nación más antigua de Europa es lo sensato" y añadió que también lo es "fortalecer los lazos de comuniación entre españoles y no la división entre ellos".

Aznar explicó que también es "sensato" un sistema educativo en el que todos los niños aprendan el español, y también que donde no hay agua llevarla de donde la hay, porque los ríos son de todos igual que España". Asimismo, defendió "fortalecer el Estado, aunque algunos piensan que se puede seguir descentralizando".

 

ETA y Zapatero

Tras explicar que entiende lo que piensan los nacionalistas o separatistas, aunque no lo comparte, dijo que "la respuesta no es la autodeterminación o la independencia sino más unión". Por eso, señaló que no entiende que el Gobierno tenga como "aliados principales a los secesionistas" y destacó que, "para España y su futuro, es una mala fórmula la alianza de socialistas, comunistas y separatistas".

Dijo que en esta legislatura se ha producido "años de retroceso democrático, ha habido falta de diálogo y se ha hecho de la exclusión la política fundamental". Recordó que en su etapa de presidente del Gobierno "nadie mandó a la gente a remover las tumbas de la guerra civil" y dijo que "nadie era excluido de la política, excepto los terroristas".

Dijo que antes había "tolerancia con todos menos con los que quieren matarte" y defendió a la familia, que era el soporte en tiempos en los que el paro llegaba casi al 25%. Aznar también se refirió a la situación económica señalando que "vienen años complicados" y destacó que "disentir" de Zapatero en estos asuntos es "peligroso" porque "te llaman antipatriota".

Se mostró convencido de que ante estos años duros y difíciles que vienen lo mejor es que "pongamos esto en manos fiables" como las de Rajoy. También propuso que España juegue un "papel relevante en el mundo" y criticó que Zapatero, al llegar a la Presidencia, hizo "lo contrario" de lo que hizo él. Pidió el voto para Rajoy y se mostró partidario de "formar una mayoría con aquellos que estén de acuerdo en lo esencial, no en todo", con los planteamientos del PP.

Aznar, que fue recibido con gritos de "a por ellos" por los asistentes al mitin, explicó que algunos como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, "se dedican a hacer escuelas y autovías", otros como Zapatero se dedican a hacer "socavones",

Dijo que, en esta legislatura socialista, en el PP "no lo hemos pasado bien, han sido años duros, de rencor, retroceso y revancha", pero hemos resistido bien".

"Ahora soy un ciudadano preocupado y consciente de los problemas de su país", explicó Aznar, quien dijo que es "necesario arrimar el hombro" y aclaró que "nadie espere de mí chascarrillos, insultos ni tonterías.