Archivo de Público
Sábado, 1 de Marzo de 2008

El ibex-35 sube un 1,17 por ciento, en una semana llena de dudas para los inversores

EFE ·01/03/2008 - 13:51h

EFE - Vista de un panel informativo en la Bolsa de Madrid.

El principal indicador de la Bolsa española, el Ibex-35, subió esta semana el 1,17 por ciento y cerró en 13.170,40 puntos, gracias a las alzas de los primeros días que contrarrestaron los negativos datos macroeconómicos en ambos lados del Atlántico.

Además, las materias primas, como el petróleo y el oro, marcaron niveles récord, mientras el euro subía a máximos frente al dólar, lo que parece indicar que los fondos de la renta variable están trasladándose a otros activos.

De esta manera, la bolsa española acorta la caída al 13,25 por ciento en lo que va de año.

Gracias a las subidas del principio de la semana, 23 de las 35 empresas que conforman el selectivo escaparon de las pérdidas y algunas de ellas lograron ligeras revalorizaciones, como Ferrovial (2,02 por ciento), Gamesa (1,80 por ciento), Sacyr Vallehermoso, (1,41) y Red Eléctrica (0,98)

Los mayores descensos fueron para Bolsas y Mercados, con una caída del 3,69 por ciento.

Entre los grandes del Ibex, Telefónica subió un 0,24 por ciento; Banco Santander, un 0,21 por ciento; BBVA, un 0,22 por ciento, y Repsol YPF, el 0,93 por ciento.

La bolsa abrió el lunes con un alza que fue prácticamente el mismo que logró en el cómputo semanal, el 1,07 por ciento y recuperó el nivel de 13.100 puntos, animada por la subida de Wall Street y el empuje del sector financiero.

Con un avance superior al 1 por ciento, el mercado se aproximaba a 13.200 puntos, a pesar de los informes negativos de que eran objeto las grandes constructoras.

La subida de los bancos, por el dinero fresco que les puede llover de los fondos estatales de algunos países del Golfo Pérsico y por el plan de rescate de la aseguradora de bonos Ambac, compensó la entrada en pérdidas de las eléctricas.

Este panorama se intensificó el martes, con una subida del 2,13 por ciento que permitió recuperar el nivel de 13.400 puntos, animada por las constructoras y el empuje del sector financiero.

Con un avance superior al dos por ciento, el mercado se situó de nuevo en los 13.400 puntos, el mismo nivel que tenía el pasado 14 de febrero.

Pero el miércoles empezaron a aparecer los nubarrones y la bolsa estuvo todo el día en pérdidas. Sólo se recuperó a última hora de la tarde y terminó subiendo el 0,13 por ciento, tras las palabras del presidente de la Reserva Federal de EEUU (Fed), Ben Bernanke, que insinuó que bajaría los tipos de interés en Estados Unidos.

La bolsa española cotizó en rojo durante casi toda la sesión, hasta caer casi el 1,5 por ciento en los primeros compases de la jornada, debido a los máximos alcanzados el viernes por el euro frente al dólar y por el petróleo Brent.

Pero las palabras de Bernanke dieron la vuelta a la bolsa española, que recuperó todo el terreno perdido durante la sesión, hasta superar los 13.450 puntos.

Bernanke reconoció el miércoles que hay peligro de que la economía estadounidense se debilite más de lo previsto, pero al mismo tiempo aseguró que el banco central actuará "para apoyar el crecimiento" si es preciso.

Sin embargo, el jueves ya era harina del otro costal. La bolsa cayó el 1,35 por ciento y perdió los 13.300 puntos arrastrada por los malos datos macroeconómicos de Estados Unidos, donde, entre otras cosas, se ha sabido que la desaceleración durante el último trimestre del 2007 ha sido peor de lo esperado.

A última hora de la tarde, el Ibex-35 agudizó las pérdidas con las que cotizó toda la sesión, después de que Nueva York abriera con caídas por los datos económicos que reflejaron una subida semanal de las peticiones de los subsidios de desempleo y que la economía de EEUU creció menos de lo esperado en el cuarto trimestre.

El último día de la semana, ayer viernes, volvieron los malos datos y la bolsa española cedió el 0,77 por ciento y perdió los 13.200 puntos, arrastrada por las caídas de la Bolsa de Nueva York y por los máximos que mantienen el barril de crudo Brent y el oro.

El Ibex-35 intensificó las pérdidas con que cotizó toda la sesión, tras ver las caídas con que abrió la Bolsa de Nueva York, del 1,36 por ciento, lastrada por los resultados del fabricante de ordenadores Dell y de la aseguradora AIG, y la publicación de datos relativos al gasto de los consumidores.