Archivo de Público
Sábado, 1 de Marzo de 2008

Benito Maceira afirma que el problema de la obesidad en Canarias es "tan grave como el cambio climático"

EFE ·01/03/2008 - 12:51h

EFE - Benito Maceira, durante su ponencia en el VI Congreso de la Sociedad Canaria de Hipertensión y Riesgo Vascular.

El presidente de la Sociedad Canaria de Hipertensión y Riesgo Vascular, Benito Maceira, afirmó hoy que el problema de la obesidad en Canarias, patología que afecta a un 30 por ciento de la población, es tan importante como el cambio climático y aseguró que tendrá como efecto la disminución de la esperanza de vida.

Maceira indicó a Efe que Canarias se puede considerar como la comunidad autónoma más enferma de España por el alto porcentaje de diabetes, de infartos y por los altos niveles de colesterol que se registran y aseveró que la obesidad es el origen de todas estas complicaciones.

La situación es crítica, aseveró, y es preciso tomar medidas preventivas "para parar este tsunami que está matando a la población canaria".

El especialista afirmó que los índices de obesidad en Canarias se están acercando a los de Estados Unidos y destacó también que entre el 15 y 17 por ciento de la población infantil y juvenil del Archipiélago padece también problemas de obesidad.

El también jefe de Nefrología del Hospital Universitario de Canarias indicó que con estos porcentajes de población obesa se acabó el incremento de la esperanza de vida y reiteró la comparación con los riesgos del cambio climático aunque advirtió de que el cambio ponderal tendrá efectos más devastadores y se notará antes.

Afirmó que la imagen del gordo rico ha desaparecido y ahora la gordura es representativa de los más pobres o de clases medidas.

Ello se debe, agregó, a que los sueldos son bajos y el precio de la comida sana "está por las nubes", a lo que hay que sumar que existe un porcentaje de consumo desproporcionado para el salario que se percibe como media.

"Se prefiere ahorrar en comida sana y no en otras cosas", dijo Maceira, quién indicó que la prioridad por la comida sana ha perdido importancia y ante la carestía de productos como las verduras o las frutas se opta por otros alimentos hipercalóricos.

Además el especialista explicó que otro problema es la vida sedentaria que lleva la población canaria y estimó que la combinación "coche-televisión es explosiva" y caminar a diario o hacer ejercicio se ha convertido en algo vinculado a sectores más acomodados de la sociedad.

Maceira también atribuyó el alto nivel de obesidad que hay en Canarias al "estrés social" que crea, dijo, ansiedad y frustración y que lleva a quién lo padece a buscar una satisfacción inmediata que puede dar la ingestión de comida.

"El origen de la obesidad tiene una base social y el código de barras nos va a matar", dijo Maceira, quién consideró que el precio a pagar por el estilo de vida que lleva la población es muy alto.

Por ello consideró que una sociedad científica como la que preside, y que durante este fin de semana celebrará una reunión en la que tratará el abordaje del riesgo cardiovascular, debe insistir en la necesidad de que se haya una concienciación.