Archivo de Público
Miércoles, 24 de Septiembre de 2014

Detenido el presunto pederasta de Ciudad Lineal por abusar de al menos cinco menores

El presunto autor de los hechos ya fue condenado a siete años de prisión en la década de los 90 por agredir sexualmente a una niña de seis años

PÚBLICO / AGENCIAS ·24/09/2014 - 09:33h

Agentes de la Policía Nacional han detenido esta mañana en Santander a un hombre sospechoso de ser el pederasta de Ciudad Lineal en el marco de un dispositivo policial desplegado tras meses de investigación.

La detención se ha producido a las 7.37 horas de este viernes en Santander, donde llevaba dos semanas controlado por la Policía a la espera de reunir carga probatoria suficiente. Se le imputan cinco hechos consumados y tres tentativas de abusos a menores en Madrid.

El detenido es un hombre español de 42 años de edad y con un dilatado historial delictivo. Este hombre ya fue condenado en la década de los 90 a pena de cárcel por abusar sexualmente de una niña de seis años. También tiene antecedentes por secuestro y robo con violencia. 

El Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, se ha mostrado satisfecho por la "exitosa" actuación policial. Según ha informado en rueda de prensa, la investigación comenzó en el pasado mes de abril. La bautizada como Operación Candy entrañaba una gran dificultad debido a que el presunto autor de los hechos era muy cuidadoso y metódico.

Las autoridades calificaron de "muy compleja" la investigación por la nula relación del autor con sus víctimas, su amplia zona de actuación y el dilatado espacio temporal entre ataques. Además, el detenido disponía de una gran cantidad de coches gracias a su trabajo -compra y venta de vehículos-, lo que dificultaba enormemente su seguimiento.

El sospechoso no tenía un domicilio fijo e incluso "llegó a dormir en el coche en el momento en que se sintió presionado", según ha explicado Fernández Díaz. El ministro también ha culpado al seguimiento mediático del nivel de complejidad de la operación ya que "la alarma social generada le hizo cambiar sus métodos".

El pederasta agredía sexualmente a sus víctimas durante horas

El supuesto pederasta actuaba en zonas urbanas de recreación infantil y usaba narcóticos sedantes para torcer la voluntad y dificultar el recuerdo de las menores. Posteriormente las conducía hasta su vehículo, su vivienda o zonas descampadas cercanas y las agredía sexualmente durante horas.

El Ministro de Interior ha detallado que se trata de una persona conocida por su carácter violento, aficionado a las artes marciales y el culturismo, y que tenía relaciones con el crimen organizado.

Los investigadores creen que se encontraba en Santander para que no se le vinculase con los secuestros y abusos a menores y que aprovechaba sus viajes a Madrid para cometer también otro tipo de delitos. La Policía Nacional localizó al presunto pederasta buscado en Madrid a través de llamadas de teléfono que realizó estando con una de las niñas a las que secuestró y abusó, han informado fuentes de la investigación.

El presunto pederasta será trasladado hoy a Madrid por agentes de la Policía Nacional, que lo conducirán hasta las dependencias de la Jefatura Superior antes de que pase a disposición judicial. Previsiblemente, será el viernes cuando lo pongan a disposición del titular del juzgado de instrucción número 10 que instruye la causa y ha decretado el secreto de las actuaciones.

Sólo se conocen tres casos de los cinco que se le imputan

La primera víctima conocida fue una menor que el pasado 10 de abril desapareció cuando iba a una tienda de golosinas cerca de un parque del distrito de Ciudad Lineal. La desaparición se produjo sobre las 20.30 y la niña estuvo desaparecida durante cinco horas. Ya de noche, apareció desorientada cerca de una boca de metro.

Sin rastros de ADN, la Policía pudo determinar que había sido drogada y limpiada, y en principio se entendió como un caso puntual, hasta que el 17 de junio se repitieron los mismos hechos, esta vez, con una niña de origen chino que jugaba en la calle, muy cerca de la tienda que regentaban sus padres. La niña, que también fue secuestrada por la tarde, estuvo desaparecida durante cuatro horas, y había sido drogada. De hecho, esta menor tuvo que ser ingresada en un hospital, donde permaneció unos días.

El último secuestro se produjo el pasado mes de agosto cuando raptó a una niña de origen dominicano de siete años. El suceso se produjo después de que los abuelos de la pequeña, en un descuido, la perdieran de vista, una situación que el secuestrador aprovechó para que subiera a su vehículo.

Debate y participa con tu voto y tus argumentos: