Archivo de Público
Jueves, 4 de Septiembre de 2014

Mas, convencido de que el 'caso Pujol' no le afectará

El Govern presentará este septiembre un libro blanco sobre cómo será la vida de los ciudadanos catalanes si su Comunidad llega a convertirse en un nuevo Estado

M. D. ·04/09/2014 - 16:52h

El presidente de la Generalitat lamenta el escándalo protagonizado por el fundador de su partido, Jordi Pujol, al revelar su fortuna oculta y el consecuente fraude al fisco, pero asegura que este caso no le afectará en absoluto en su labor como gobernante.

Así lo ha expresado este jueves Artur Mas ante una significativa representación del empresariado catalán: "Políticamente no me afectará", ha garantizado.

"Siento tristeza", ha reconocido, pero ha dicho y repetido que ya hace diez años que Jordi Pujol sólo es ex-president de la Generalitat. También ha lamentado que el Parlament haya decidido poner en pie una Comisión de Investigación sin haberle escuchado previamente. Mas piensa que una iniciativa de este calibre no es seria, ya que ese mismo día la petición de comparecencia de Pujol ante la cámara estaba en el orden del día.

En un almuerzo con representantes de la Cambra de Comerç de Barcelona y de otras cámaras de Catalunya, al que han asistido no pocos cargos institucionales, el presidente Mas ha anunciado que este mes de septiembre su gobierno dará a conocer un libro blanco sobre consecuencias que tendrá para Catalunya la consecución de su propio Estado.

Artur Mas ha asegurado además que él es el principal interesado en que el 9 de noviembre los catalanes puedan acudir a las urnas y celebrar, así, la consulta soberanista, pero también ha afirmado que es probable que en los próximos días o semanas se encuentre ante la necesidad de tomar decisiones muy importantes y que tendrá que ser flexible.

"La convocatoria se hará. La población será llamada a las urnas", ha prometido

"La convocatoria se hará" y la población "será llamada a las urnas", ha insistido, pero "si se producen circunstancias excepcionales, ¿Qué ha de hacer el presidente?", ha preguntado. Ha anunciado que en este caso reunirá a las fuerzas que están a favor del pacto por el derecho a decidir y que actuará de acuerdo a lo que se decida "por consenso". "El gobierno tiene la principal responsabilidad, pero no la única", ha aclarado.

No ha querido dejar a lugar a dudas, sin embargo, sobre su disposición y determinación: "Habrá ley de consultas y convocatoria de consulta". "Las instituciones están decididas y la sociedad está movilizada", ha dicho en alusión explícita a la convocatoria prevista para la próxima Diada Nacional, el 11 de septiembre.

"Mi fe en el Estado es muy poca". "No nos pueden pedir que tengamos confianza en el Estado", ha explicado Mas para contestar a quienes le preguntaban sobre la posibilidad de que el Gobierno central "mueva ficha".

Repercusiones económicas

También ha respondido a quienes le pedían pronósticos sobre las repercusiones económicas del ejercicio de la soberanía del pueblo catalán. "Hasta ahora no las ha tenido", según él, pero no ha dejado de advertir que "un proceso de estas características no se puede hacer de rositas". "La libertad tiene un precio", ha sentenciado, "aunque no tenerla también lo tiene".

Mas: "La libertad tiene un precio, aunque no tenerla también lo tiene"

El president ha explicado que el Estado, bajo Gobierno del PSOE o del PP, siempre ha buscado la manera de dar algún tipo de respuesta a problemas cruciales, y ha recordado la rapidez con la que se cambió la Constitución cuando la Unión Europea exigió prioridad absoluta para la reducción del déficit. "Ahora que tienen un gran reto — ha dicho en referencia a la relación con Catalunya— no toman ni una sola iniciativa". 

Mas se ha mostrado abierto a dialogar en cualquier momento. "El hecho de tener un mandato no significa que vaya a mantener una actitud de indiferencia respecto un posible diálogo, pero ha de haber correspondencia", ha precisado.

Ha señalado que la "Generalitat de Catalunya es la administración que más ha contribuido a la reducción del déficit" y ha pedido, en correspondencia, "un trato equivalente" por parte del Estado. Ha llegado incluso a presumir del dinero ahorrado a base de recortes.

"La recuperación económica tiene acento catalán", se enorgullece el president

Así, ha esgrimido abundantes datos para destacar una vez más el déficit fiscal de Catalunya, para señalar el incumplimiento de compromisos de inversión pública por parte del Estado, para hacer ver el esfuerzo realizado por las autonomías y en particular por el gobierno catalán, frente a un ahorro exiguo por parte de la administración del Estado . "En tres años hemos reducido el déficit en más de 5.000 millones de euros", pero "hemos llegado al final del camino". "No se nos puede exigir más", "no tenemos margen para hacer más", ha insistido.

"La recuperación económica y la creación de ocupación" ha vuelto a decir, "tienen acento catalán". Ha reconocido que, aunque "algunos lo ignoren", la situación económica sigue siendo muy complicada. "Estamos en un escenario económico de cambio de tendencia" y "la sociedad catalana se ha de conjurar para para que este cambio se aproveche bien".

Debate y participa con tu voto y tus argumentos: