Miércoles, 10 de Octubre de 2007

Los presidentes francés y ruso debatirán una amplia agenda internacional

EFE ·10/10/2007 - 11:34h

EFE - Imagen de archivo del presidente francés, Nicolás Sarkozy (i), y el presidente ruso, Vladimir Putin. EFE

Los presidentes de Francia, Nicolas Sarkozy, y de Rusia, Vladímir Putin, examinarán hoy una amplia agenda internacional, que incluirá tanto las materias más acuciantes del acontecer mundial como las relaciones de Rusia y la UE.

Según adelantó el Kremlin, entre los asuntos espinosos de la cumbre están ante todo Irán y Kosovo, en los que las posturas de ambos países difieren.

Moscú se opone a las nuevas sanciones que propone París para obligar a Teherán a que renuncie al enriquecimiento de uranio, y rechaza la independencia tutelada de la provincia pro albanesa de Serbia que defiende Occidente.

Fuentes francesas adelantaron que durante la cena que celebraron anoche ambos presidentes se perfiló "cierto acercamiento" de posiciones respecto a Irán.

Según declaró Sarkozy en vísperas de la visita, "un Irán con armas nucleares no puede ser admisible para Francia".

Para Rusia, sin embargo, es mucho más importante la opinión del presidente francés de que "es imprescindible hacer todo lo posible" para que el límite no sea "la catastrófica alternativa de la bomba iraní o el bombardeo de Irán".

Entre los asuntos a debate también estará el escudo antimisiles de EEUU y la salida de Rusia del Tratado de Fuerzas Convencionales en Europa, así como las relaciones entre Moscú y la UE, cuya Presidencia asumirá Francia en el segundo semestre de 2008, y la cooperación energética bilateral, tan criticada por el presidente galo.

A fines de agosto pasado Sarkozy criticó a Rusia por el empleo de su "baza energética" con "cierta brutalidad" para imponer su "retorno a la palestra internacional".

Ayer, sin embargo, el líder francés admitió que "es inútil intentar impedir" el retorno de Rusia al grupo de grandes potencias mundiales.

"El estatus que Rusia ha vuelto a recuperar debe ser visto con tranquilidad, pues a cambio le permitirá asumir la responsabilidad que acompaña su legítima aspiración de ser una gran potencia", dijo en su primera reunión con Putin.

Fuentes del Kremlin destacan como fundamental la coincidencia geoestratégica de la necesidad de un mundo multipolar que comparten Moscú y París.

"Francia comparte ese enfoque y aspira a que Europa se convierta en uno de esos polos, en protagonista que pretenda y sea capaz de hacer una aportación decisiva a la seguridad y la estabilidad internacionales", destacó Sarkozy en declaraciones al diario gubernamental ruso Rossiískaya Gazeta.

Hoy mismo, Sarkozy asistirá a la inauguración de un monumento a los pilotos franceses de la escuadrilla Normandía-Neman, que durante la II Guerra Mundial combatieron contra la Alemania Nazi en las filas del Ejército Soviético.