Miércoles, 10 de Octubre de 2007

La ponencia de la Ley de la Memoria se reúne hoy para intentar cerrar los flecos pendientes

EFE ·10/10/2007 - 09:38h

EFE - Vista general del hemiciclo durante un debate celebrado en la Cámara Baja. EFE

La ponencia de la Ley de la Memoria Histórica se reunirá por primera vez esta tarde a puerta cerrada en el Congreso de los Diputados para intentar cerrar los flecos pendientes en el texto de la ley, en el que existe ya un "consenso básico" entre el PSOE, PNV, IU-ICV y el grupo mixto.

Fuentes parlamentarias avanzaron a EFE que se prevé que esta reunión sea breve ya que, durante esta mañana, se producirán ya distintos contactos del PSOE con los grupos parlamentarios para tratar de perfilar las enmiendas pendientes y redactar aquellos puntos que todavía son objeto de discusión.

Estas mismas fuentes confían en que la ponencia sólo tenga que reunirse en esta ocasión, de modo que la ley pueda pasar cuanto antes a la Comisión Constitucional, encargada de emitir el dictamen definitivo del texto, que se elevará más tarde al pleno del Congreso.

A pocas horas para la reunión de la ponencia que ha desbloqueado la tramitación de la ley, el portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, ha reconocido que pueden aparecer discrepancias puntuales en la votación del texto, aunque ha dejado claro que estas diferencias serán "excepcionales", ya que el conjunto de la norma tendrá un amplio apoyo parlamentario.

De hecho, CiU, grupo parlamentario que ha apoyado la convocatoria de la ponencia, ha insistido en que todavía no ha dado su visto bueno al actual contenido de la ley y ha recordado que sólo está de acuerdo en que se puedan discutir estos contenidos en la ponencia, en la Comisión y en el pleno de la Cámara Baja.

También acudirán a la reunión de la ponencia el PP y ERC, fuerzas que desde hace meses se han quedado al margen de la negociación por motivos bien diferentes.

ERC rechaza la ley por "insuficiente" y porque supone un "insulto" a las víctimas del franquismo y el PP porque "reabre viejas heridas" ya cicatrizadas durante la Transición.

Pese a todo, Diego López Garrido confía en que incluso el PP y ERC puedan apoyar finalmente alguno de los puntos de la ley.