Martes, 9 de Octubre de 2007

Julio Bocca se retira "orgulloso" de lo que ha hecho y de "cómo" lo ha hecho

EFE ·09/10/2007 - 23:29h

EFE - El bailarín argentino Julio Bocca, considerado uno de los mejores intérpretes masculinos de danza clásica, posa tras informar sobre el espectáculo que protagonizará mañana en el centro Kursaal, en San Sebastián, en el que estará acompañado por el Ballet Argentino y su primera bailarina, Cecilia Figaredo. EFE

El bailarín Julio Bocca, quien actuará mañana por última vez en San Sebastián dentro de su gira de despedida de los escenarios, afirmó hoy en la capital donostiarra que se retira en su mejor momento, "orgulloso" de lo que ha hecho en su carrera y también de "cómo" lo ha logrado.

Bocca explicó en una rueda de prensa los motivos de su decisión de dejar la danza como intérprete, aunque seguirá ligado a ella como director y productor de espectáculos, después de un periodo para dedicarse un tiempo a sí mismo, para "estar en casa, sin horario, sin obligaciones ni compromisos".

A sus 40 años, Bocca se muestra satisfecho con su trayectoria, que comenzó con tan sólo cuatro años, y que le ha llevado a bailar con las grandes compañías y a protagonizar los grandes clásicos del ballet.

Una carrera labrada "a su manera", como subrayó el bailarín argentino, en la que ha huido de "lo cómodo" y ha buscado hacer "algo diferente", "cosas nuevas" que supongan "siempre un desafío".

"Volvería a hacer lo mismo. Me quiero retirar en el mejor momento y dejar un recuerdo lindo arriba del escenario", explicó.

Bocca, quien se ha caracterizado por su apuesta por popularizar la danza y reunir en grandes estadios a miles de espectadores, prepara un gran espectáculo para el próximo 22 de diciembre en Buenos Aires, su última actuación, en la que espera una asistencia de entre 150.000 y 200.000 personas.

Considerado como el sucesor de Nureyev, el bailarín argentino prefiere no citar ningún nombre cuando se le pregunta por el relevo, ya que "no hay sucesores, hay artistas y cada uno va a dar diferentes cosas".

Aunque ha decidido abandonarlos, Bocca se declara enamorado de los escenarios, aunque ya no soporta lo que hay "antes y después" de la actuación, las servidumbres del arte como, por ejemplo, atender a los medios de comunicación, lo que, no obstante, hizo con absoluta corrección y amabilidad.

Además de raparse el pelo cuando finalice su última actuación, Bocca se tomará un tiempo sabático para retornar a su actividad al frente del Ballet Argentino, la compañía que fundó en 1989.

Lo que no se plantea es crear coreografías, una labor que no le atrae y para la que se precisa "un don especial" que él, admite, no posee.

El espectáculo de mañana en el Kursaal arrancará con "Desde lejos", una pieza creada especialmente para su ballet por Mauricio Wainrot con música de Wim Mertens, a la que seguirá "Adiós hermano cruel", una producción con la que está recorriendo este año los escenarios de todo el mundo.