Martes, 9 de Octubre de 2007

Un hombre degüella a su ex pareja en Córdoba

RAÚL BOCANEGRA ·09/10/2007 - 21:03h

No había orden de alejamiento ni tenía protección alguna porque no la había pedido. Fuensanta del Pozo Piña, de 34 años, fue asesinada ayer hacia la una de la tarde por su ex pareja, con el que había compartido tres años de vida, según la Policía. La relación se rompió hace ocho meses. José Pérez Ahmed, de 36 años, la degolló con un cuchillo, según fuentes de la subdelegación del Gobierno en Córdoba, y luego llamó a la Policía para contar su hazaña. Los agentes acudieron a la vivienda, situada en el Polígono Guadalquivir de Córdoba, y le detuvieron. El Instituto Andaluz de la Mujer ha puesto un psicólogo para ayudar a la familia (los padres y las dos hermanas están destrozados) y se personará como acusación popular en el juicio.

Fuensanta no tenía hijos y era viuda, vivía sola con un perro, al que solía pasear por el barrio, y trabajaba en una empresa de limpieza. Su tía, Carmen del Pozo, habló con los periodistas y aseguró que Pérez había llamado "a la madre de Fuensanta para pedirle perdón por lo que había hecho, aunque no le especificó lo sucedido", informa Efe. La víctima acababa de regresar de un viaje a Brasil y tenía ya otra pareja. La noche del lunes al martes el supuesto asesino (presentaba manchas de sangre en su ropa, que la Policía analiza para ver si corresponden a la víctima) la siguió, según contó una amiga de la muerta, Yolanda Mohedano. Esta aseguró también que el detenido fue ayer a casa de Fuensanta y que ésta le abrió la puerta "confiando en que no le fuera a hacer nada". Los vecinos despidieron con aplausos el cadáver cuando los operarios de la funeraria se llevaron el cuerpo.

Violencia oculta

"Puede ser un caso oculto, de los muchos que hay", reflexionaba ayer María Paz Gutiérrez, coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer en Córdoba. Según una macroencuesta de este organismo, sólo el 4,1% de las mujeres confiesan los malos tratos, mientras que el 11,1% son mujeres que, aunque no se consideran a sí mismas maltratadas, sí son víctimas de comportamientos considerados como violencia por los expertos.La muerte de Fuensanta eleva a 55 (siete en Andalucía) las muejeres asesinadas por sus parejas y ex-parejas este año.