Archivo de Público
Martes, 26 de Febrero de 2008

"Nos quieren echar de la democracia"

Llamazares acusa a PSOE y PP de fomentar un debate “sin colores”

Juanma Romero ·26/02/2008 - 21:39h

Gaspar Llamazares no había reservado ayer vuelo para llegar desde Murcia a Madrid antes de las 22 horas. No. Simplemente, nadie invitó al candidato de IU al Gobierno al primer gran debate en TV en 15 años. Así que tuvo que verlo desde su hotel, acompañado de los casi 30 periodistas que cubren la caravana electoral.


Pero Llamazares no renunció a batirse con José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Ni él ni su gabinete de campaña. De modo que desde por la mañana, en un acto con estudiantes de la Facultad de Ciencias del Trabajo de la Universidad de Murcia, hasta por la tarde, en el mitin central, se pertrechó de dos clones de los dos duelistas en cartón pluma. Y se los colocó a su vera. “¡Soy más alto que ellos!”, dijo entre risas al hacerse la foto (del día) con ellos. “Ya que no nos dejan estar en el debate de hoy, nos los traemos a Murcia, con los rojos, los del cambio de izquierdas”. La grada, la más vehemente hasta ahora, atronó. Llamazares cogió aire: “Y lo que darán Zapatero y Rajoy será un debate en blanco y negro, sin colores”.


El candidato apeló directamente a los candidatos. Imprió una fuerza casi inaudita a sus palabras: “Ustedes sólo quieren un debate exclusivo. Excluyen a IU, la tercera fuerza del Estado, la que cuenta con una legitimidad democrática mayor que la del PP, porque luchamos contra la dictadura”. ZapaRajoy o RajoyPatero, bromeó, utilizan a los electores como un “cortijo”, con la voluntad de “encorsetar la democracia” y construir un modelo a la americana, preñado de “histrionismo y teatro”, sin aliento al pluralismo. Sin contenidos.


Llamazares se anticipó a dictar la sentencia del debate: mucha “cofradía de agravios, de reproches”, mucha “subasta” y “mucha, mucha, imagen”. “La Casa Real debería estar preocupada porque promueven debates presidenciales”.


Vivienda lucha con ladrillo
Luego quiso repartir mandobles a diestra y siniestra. Triunfó entre los murcianos, vaya si triunfó, la referencia a la guerra e Irak. “Si les queda algo de decencia, todos los ministros que permitieron aquella guerra [Rajoy entre ellos], deberían estar inhabilitados de por vida, y Aznar sentado en los tribunales penales internacionales”. A Zapatero le cayó la salva de siempre, su “camaleonismo” y fijación por “mezclar agua y aceite”, IU y CiU. Así las cosas, la federación se merece, en el día de Javier Bardem, “el oscar al mejor guión original”.


Y qué mejor sitio que Murcia, donde 19 de los 45 ayuntamientos están salpicados por casos de corrupción, se esforzó en decir el candidato al Congreso, Joaquín Dólera (voz rotísima). También su compañera al Senado, una enérgica Esther Herguedas. Llamazares hizo valer la “lucha histórica” de IU contra la especulación para proponer una moratoria para las nuevas urbanizaciones y los campos de golf, amén de una aplicación “ambiciosa” de la Ley del Suelo y una financianciación “suficiente” de los ayuntamientos.