Martes, 9 de Octubre de 2007

Los mercenarios vuelven a matar en Irak

Un grupo de mercenarios que protegían a un convoy civil mató ayer a dos mujeres en Bagdad

PÚBLICO ·09/10/2007 - 20:12h

Una mujer mira el coche ensangrentado en el que dos mujeres han sido asesinadas por vigilantes privados en Bagdad. /AFP

Las empresas de seguridad que operan en Irak añadieron ayer otro incidente a su triste hoja de servicios. Un grupo de mercenarios que protegían a un convoy civil mató ayer a dos mujeres en Bagdad, según informó la Policía iraquí.

Se desconoce el nombre de la empresa para la que trabajan los guardias implicados, aunque Blackwater se apresuró a negar la presencia de sus hombres en el incidente. Los mercenarios ordenaron a la conductora del vehículo en el que viajaban las víctimas que apartara el coche al paso del convoy.

La conductora no se apartó y los guardias, enmascarados, dispararon una bomba de humo antes de tirotear el coche. Después, los guardias dispararon y las dos mujeres que ocupaban los asientos delanteros murieron, mientras una tercera fue herida en el hombro. Los dos niños que viajaban en la parte posterior fueron heridos por fragmentos de vidrio, según contaron responsables iraquíes y testigos a AFP. El coche fue alcanzado por unas cuarenta balas.

El Gobierno iraquí, contra la seguridad privada

El incidente llega un día después de que el Gobierno iraquí reclamará una indemnización de 8 millones de dólares, unos 5,6 millones de euros, por cada una de las 17 víctimas civiles del tiroteo que la empresa Blackwater protagonizó el mes pasado en Bagdad. Además, las autoridades iraquíes pidieron también que EEUU cese en un máximo de seis meses su cooperación con esta empresa.

Por su parte, la empresa de seguridad privada ha rechazado las acusaciones de los iraquíes y mantiene que sus hombres actuaron en defensa propia. Los empleados extranjeros de las compañías de seguridad no pueden ser juzgados en Irak de acuerdo con las leyes impuestas por EEUU cuando ejerció la administración civil.Sin embargo, el FBI está desarrollando una investigación que podría acabar en un juicio en suelo estadounidense contra los empleados de Blackwater implicados en el tiroteo del mes pasado.

Noticias Relacionadas