Martes, 9 de Octubre de 2007

Médicos en Barcelona con muchos acentos

PÚBLICO ·09/10/2007 - 19:47h

El perfil del médico de Barcelona está cambiando. "Envejecimiento, feminización y extranjerización". Éstos son los tres rasgos principales que destaca el Colegio de Médicos de Barcelona en un estudio demográfico presentado ayer. A todo esto hay que añadir el déficit de profesionales, su situación precaria, los sueldos bajos y la presión asistencial.

"Hay muchos trabajos que tienen un alto grado de precariedad y temporalidad", afirma Berenguer Camps, uno de los autores del estudio y Jefe del gabinete de estudios colegiales. Camps explica que los sueldos insuficientes son una de las causas, aunque no la única, por las que hay cada vez más extranjeros en la sanidad. En 2006 hubo 1.159 altas de colegiados, 395 eran de médicos de fuera.

La poca flexibilidad del sistema "y la falta de satisfacción" también influyen en este déficit. "Ten en cuenta que un médico tiene cada día, de ocho a tres, 40 visitas programadas de tres minutos cada una".

Sanitarios del Caribe

El estudio viene a reafirmar algo que la mayoría de usuarios de la Seguridad Social ya sabe: la presencia de médicos con acentos y culturas distintas en las consultas. " Lo que no puede ser es que sólo con poner el nombre y el apellido en el examen del MIR ya tengan una plaza", dice una ginecóloga del Hospital Vall d’Hebrón, quien prefiere mantenerse en el anonimato. Pero lo cierto es que muchos cubren puestos que los nacionales no quieren con sueldos mucho más bajos.

Tenemos un problema

Camps explica que la tasa de médicos en la provincia de Barcelona es alta, 3,9 por cada mil personas, cuando la europea está en 3. Sin embrago, la realidad es que "a las tres de la mañana, faltan médicos en hospitales pequeños alejados de la ciudad, por ejemplo". Es decir, que la falta de médicos es "con matices". Quizá, apuntan desde el Colegio, si el sistema estuviera más organizado, todo funcionaría mejor.

La procedencia de los facultativos es variada -hasta 94 países- sin embrago, el 70% procede de América Latina y del Caribe. El estudio también afirma que la formación, en la mayoría de los casos es homologable, pero proponen algún sistema para integrar a los nuevos profesionales en la cultura sanitaria del país.

Otra conclusión del estudio es que cada vez hay más mujeres en el sector. A día de hoy, representan casi la mitad de los facultativos. D