Martes, 9 de Octubre de 2007

Quim Monzó abre el festival de Fráncfort con un discurso en forma de cuento

El autor ha pronunciado su discurso después de que José Montilla, presidente de la Generalitat, declarara que "el castellano es también patrimonio de la sociedad catalana".

EFE ·09/10/2007 - 18:20h

El escritor barcelonés Quim Monzó posa para los medios junto al presidente de Cataluña José Montilla y al ministro alemán de Finanzas Peer Steinbrueck, durante la ceremonia de inauguración de la Feria del Libro de Frankfurt 2007. /EFE

El escritor barcelonés Quim Monzó ha recurrido a un cuento para descubrir al público alemán la importancia histórica de la cultura catalana y de su literatura, una de las fundadoras de la tradición europea.

Monzó ha recurrido a su género predilecto, el cuento, un cuento en el que imagina a un escritor que es invitado a pronunciar el discurso inaugural de un país invitado, Cataluña, sin saber muy bien qué decir.

Ha recurrido a la ironía para hablar de un país "clarividente", que "siempre deduce cosas, con gente muy perspicaz", y por esa razón ese escritor, ha dicho, no puede evitar su "sorpresa por que la Feria de Fráncfort, dedicada a la gran gloria de la industria editorial, haya decidido invitar a una cultura con una literatura desestructurada".

Una cultura, ha añadido Monzó, "repartida entre diversos Estados en los que la lengua no es realmente oficial, aunque uno y medio lo proclamen siempre, y cuando no moleste a los turistas, a los esquiadores o a los repartidores de butano".

De Ramon Llull a Claudia Schiffer  

En su intervención, el autor barcelonés se ha remontado a los orígenes de la literatura catalana, a Ramon Llull, que estructuró una lengua trabada y rigurosa, un mallorquín "nacido mucho antes de que los tour-operadores, los aviones de bajo coste y la 'baleariación' dictasen las normas de vida de aquellas costas, siglos antes de la llegada de Boris Becker y de Claudia Schiffer".

Para "no aburrir" al auditorio, Monzó ha salpicado su parlamento con "detalles que puedan interesar a los germanoparlantes", como el Archiduque de Austria, o los señores Damm y Moritz, "cerveceros de tierras alemanas fundadores de algunas de las marcas de cerveza que los catalanes aún beben".

En ese supuesto discurso que ese escritor tendría que hacer, duda si ofrecer una relación de algunos de los grandes autores de la literatura catalana, nombres como Bernat Metge, Joan Brossa, Joanot Martorell, Llorenç Villalonga, Josep Carner, Verdaguer, Sagarra, Guimerà, Rusiñol, Pla, Rodoreda o Maragall.

Consciente de que los discursos inaugurales de todos los años "suenan distantes" a todos aquellos que no pertenecen a la cultura exaltada, Monzó, o su 'alter ego' ficticio, ha preferido recurrir al contenido de otros discursos como aquel que durante la dictadura franquista hizo en Nueva York, en las Naciones Unidas, el violonchelista Pau Casals.

En aquella intervención, Pau Casals dijo, recuerda ahora Monzó: "Soy catalán. Cataluña es hoy una provincia de España, pero ha sido la nación más grande del mundo. Cataluña tuvo el primer parlamento, mucho antes que Inglaterra. Tuvo las primeras Naciones Unidas".

Tras comprobar que "otros escritores que han hecho discursos iniciales en la Feria del Libro intercalan poemas", el protagonista del cuento de Monzó opta por leer "aquel trabalenguas que Dalí recitó en una fenomenal parodia de discurso militar como si fuera la poesía más excelsa del mundo", y que comienza con el resonante verso "una polla xica, pica, pellarica, camatorta i becarica", que ha llevado al auditorio a prorrumpir en aplausos.

El castellano, también lengua catalana  

Monzó ha cerrado un acto inaugural de la cultura invitada en el que el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, ha afirmado que "el castellano es también patrimonio de la sociedad catalana y ambiciona el desarrollo y la expansión del uso social de la lengua catalana poniendo énfasis en la educación y la pedagoga".

Montilla ha expresado su deseo de que Fráncfort signifique "un nuevo impulso para el reconocimiento institucional del catalán como lengua europea que es".


Noticias Relacionadas