Martes, 9 de Octubre de 2007

Takashi Murakami, el Andy Warhol japonés, expone en la Casa de Asia de Madrid

EFE ·09/10/2007 - 19:29h

EFE - La muestra "Takashi Murakami" reune una exposición de 17 obras de este artista nipón representante del "New Pop" que la Casa de Asia en Madrid. EFE

Los trazos del arte tradicional japonés y de estilos de animación como anime y manga se mezclan con la cultura occidental en la muestra "Takashi Murakami", una exposición de 17 obras de este artista nipón representante del "New Pop" que la Casa Asia presentará en Madrid desde hoy hasta el 25 de noviembre.

Pese a la formación académica clásica que recibió en la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música en Japón, Murakami usa en sus piezas referencias a las películas occidentales de Hollywood, los dibujos de Walt Disney y el arte pop de Andy Warhol, una influencia que queda clara en la serie de litografías, objetos y esculturas en miniatura que componen la muestra madrileña.

Son marca característica sus flores sonrientes con colores brillantes y personajes como Mister Dob, similar a Mickey Mouse, ejemplos de un estilo propio que denominó "superflat", por consistir en planos de color llanos ("flat" en inglés) que se pueden leer igual desde diferentes puntos de vista.

"Murakami nunca abandonó la cultura japonesa, pero consideró importante dar un salto a la modernidad, así como entendía que la producción artística no debería diferenciarse de la producción industrial", explicó a Efe la comisaria responsable de la muestra, Menene Gras Balaguer, sobre este artista "que adapta sus producciones a la sociedad de consumo y a la cultura de masas".

Movido por esa opción, Murakami (Tokio, 1962) creó su propia fábrica en 1996, Hiropon Factory, que sustituyó por la compañía Kaikai Kiki en 2001, y desde entonces el crecimiento de la demanda de sus productos le ha permitido contar con más de un centenar de empleados que ejecutan los bocetos comenzados por el artista.

La impresión de la misma imagen en distintas versiones remite de forma inevitable a Andy Warhol, y la comparación no molesta a Murakami, quien supo sacar provecho de la combinación entre arte tradicional japonés y cultura occidental y ya ha diseñado para destacadas marcas como Nissan y Louis Vuitton.