Martes, 9 de Octubre de 2007

Treinta miembros de la Yihad Islámica vuelven a Gaza por un pacto entre Egipto y Hamás

EFE ·09/10/2007 - 19:30h

EFE - Hamás acusó hoy al presidente de la ANP, Mahmud Abás (en la imagen), de haber ordenado en los últimos cuatro meses el arresto de 1.300 de sus dirigentes y activistas en Cisjordania. EFE

Treinta miembros del grupo extremista palestino Yihad Islámica regresaron hoy de Egipto a Gaza por el acuerdo entre el otro movimiento islámico, Hamás, y las autoridades egipcias para reabrir durante unos minutos el paso de Rafah, cerrado desde junio, informaron fuentes de la seguridad palestina.

Según las fuentes, los militantes de Yihad Islámica permanecían bloqueados en Egipto, adonde habían cruzado para recibir tratamiento médico, desde que el paso de Rafah dejó de funcionar el pasado 9 de junio al iniciarse los enfrentamientos entre las milicias de Hamás y del movimiento nacionalista Al-Fatah, que concluyeron con la toma de Gaza por los islamistas.

La Yihad Islámica ha negado, sin embargo, que los palestinos que ingresaron hoy en la franja pertenezcan a su organización.

Según las fuentes de la seguridad palestina, el episodio de hoy forma parte del mismo acuerdo entre Egipto y Hamás por el cual 87 palestinos, en su mayoría integrantes del movimiento islamista, regresaron a Gaza por Rafah, el pasado 30 de septiembre.

Al igual que hizo entonces, la misión de la Unión Europea (UE) que supervisa la terminal dijo no haber recibido ninguna información oficial sobre la entrada de estas personas.

La inmensa mayoría de los más de 6.000 palestinos que habían quedado bloqueados en Egipto cuando estallaron los choques entre Al Fatah y Hamás volvieron a sus hogares entre julio y agosto.

Finalmente, cruzaron por el paso de Erez, al norte de la franja de Gaza y que hace de frontera con Israel, donde habían accedido desde Egipto por el apenas empleado cruce de Nitzana, por lo que tuvieron que rodear completamente la franja en autobuses vigilados por el Ejército israelí.

Para que el paso de Rafah -la única salida de Gaza a un país que no sea Israel- vuelva a funcionar, haría falta que israelíes, palestinos y el grupo de observadores comunitarios pudieran acceder a un centro de control situado en el puesto militar de Kerem Shalom, para así seguir por circuito cerrado lo que ocurre en la terminal.

Esto es así en virtud de un acuerdo establecido en 2005 entre israelíes y palestinos, con la mediación del Cuarteto para Oriente Medio (EEUU, UE, ONU y Rusia).

Israel argumenta que carece de interlocutor válido en la franja desde que fue tomada por Hamás, pues el acuerdo de 2005 fue firmado con la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que actualmente sólo controla de facto Cisjordania.

Los islamistas, por su parte, han mostrado su disposición a permitir la presencia en Rafah de fuerzas de la ANP, si esto implica la reapertura de la terminal.