Martes, 9 de Octubre de 2007

Los cardiólogos piden prohibir las grasas trans

Los cardiólogos españoles apuestan por prohibir las grasas trans, endurecer la Ley antitabaco y penalizar la venta de hamburguesas de tamaño gigante

ANTONIO GONZÁLEZ ·09/10/2007 - 17:50h

Luis Alonso-Pulpón

Los cardiólogos españoles declararon ayer la guerra a los ácidos transgrasos, más conocidos como grasas trans. Según el presidente de la Sociedad Española de Cardiología, Luis Alonso-Pulpón, deben ser prohibidas. “Así de simple”, remató.

El motivo de la queja de los especialistas es que estas grasas, utilizadas con frecuencia en aperitivos de bolsa, bollería industrial y margarinas, pueden provocar daños a la salud cardiovascular. Las grasas trans, que impiden, por ejemplo, que las patatas fritas de bolsa se vuelvan rancias, resultan peligrosas para el corazón, ya que disparan los niveles del colesterol malo o LDL.

Alonso-Pulpón destacó que es necesario mejorar el etiquetado de los alimentos y manifestó asimismo que se debe penalizar la comercialización de hamburguesas demasiado grandes, así como endurecer la Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo.

“Es el momento de legislar”, señaló el todavía presidente de los cardiólogos españoles (será relevado el sábado por María Jesús Salvador), quien considera que, más que hacer nuevas campañas de concienciación, el Ministerio de Sanidad y los Gobiernos autonómicos deben aprobar un marco legal contra el tabaco similar al de Italia o Irlanda, mucho más duros que el español.

En el marco de la presentación del Congreso de Enfermedades Cardiovasculares 2007, que reunirá en Madrid la próxima semana a 4.100 personas, alertó también sobre el problema que supone para la salud el consumo abusivo de alcohol.