Martes, 9 de Octubre de 2007

Veintiún detenidos e intervenidos 6,5 kilos de cocaína en Toledo y Madrid

EFE ·09/10/2007 - 14:45h

EFE - La Guardia Civil ha detenido a veintiún personas y ha incautado 6,5 kilos de cocaína al desarticular en Madrid y Toledo dos redes que introducían, transformaban y distribuían esta droga por todo el territorio nacional. EFE

La Guardia Civil ha detenido a veintiún personas y ha incautado 6,5 kilos de cocaína al desarticular en Madrid y Toledo dos redes que introducían, transformaban y distribuían esta droga por todo el territorio nacional.

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, informó hoy del resultado de la Operación Toro Blanco, en la que se han desmantelado dos laboratorios de transformación y corte de cocaína.

Indicó que en la operación, que se ha desarrollado en dos fases, la Guardia Civil además de aprehender 6.513 gramos de cocaína, con la que se podrían haber elaborado 260.520 dosis, ha intervenido 27.700 gramos de sustancia de corte, tres prensas hidráulicas, líquidos para cortar la droga, diversas armas, entre ellas una escopeta con el cañón recortado, y nueve turismos utilizados para la distribución y venta de la cocaína.

Díaz-Cano señaló que la operación se inició en abril de este año, cuando se tuvo conocimiento de una red que introducía cocaína en Toledo, y a principios de junio se interceptó un transporte entre Madrid y Granada, con la colaboración de la Guardia Civil de esta provincia.

Entonces fue detenido un hombre de nacionalidad colombiana, al que acompañaba otra persona para garantizar la seguridad del transporte, que se dio a la fuga y que luego fue detenido.

A raíz de ello, se efectuaron siete registros domiciliarios en Madrid y Toledo, en los que se destapó un laboratorio de transformación, situado en Madrid capital, y un piso de almacenaje.

La primera fase de la operación se saldó con quince detenidos, de los que cuatro son de nacionalidad española, otro marroquí y el resto colombianos.

Una vez desarticulado este primer grupo, el principal suministrador echó mano de otra red, compuesta por ciudadanos dominicanos y que también fue desarticulada, resultando detenidas seis personas de esa nacionalidad en Madrid, donde fue descubierto el otro laboratorio y se desarrolló íntegramente la segunda fase de la Operación Toro Blanco.

Respecto a la procedencia de la droga, Díaz-Cano indicó que se cree que el origen de la cocaína intervenida en la primera fase de la operación era Colombia, mientras que la de la segunda provenía de la República Dominicana.

El núcleo de operaciones estaba en Toledo y Madrid, desde donde se distribuía la droga hacia todo el territorio nacional, explicó el delegado del Gobierno, que dijo que en la Operación Toro Blanco han participado treinta agentes.

Agregó que la operación no estuvo exenta de riesgos y apuntó, en este sentido, que cuando se desarticuló el laboratorio de Madrid allí había un hombre y una mujer fuertemente armados.

Todos los detenidos han sido ya puestos a disposición judicial como supuestos autores de delitos continuados contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, falsificación de documentos y usurpación de estado civil.

Además, el delegado del Gobierno comentó que una de las novedades que ha encontrado la Guardia Civil en esta operación es la utilización de prensa hidráulicas para encapsular la cocaína.

El delegado del Gobierno recordó, además, que en Seseña (Toledo), también ha sido localizado en otra operación un laboratorio de transformación de cocaína de los conocidos como "narcotapiceros", denominados así por ocultar la droga en tapicerías de sofás y sillas.