Martes, 9 de Octubre de 2007

La policía interroga a Olmert en su residencia por sospechas de corrupción

EFE ·09/10/2007 - 14:50h

EFE - El primer ministro israelí, Ehud Olmert.

La Policía interroga desde primera hora de la mañana al primer ministro israelí, Ehud Olmert, en su residencia oficial, por un supuesto delito de corrupción relacionado con la privatización del segundo banco más importante de Israel.

El portavoz de la Policía de Israel, Miky Rosenfeld, explicó a Efe que tres agentes de la Unidad Nacional de Investigación de Fraude llegaron a la casa del jefe del Gobierno a las 10.30 de la mañana (8.30 GMT).

Rosenfeld puntualizó que Olmert es "la última persona en ser investigada en relación con el caso 'Bank Leumí'", pero no pudo precisar cuánto tiempo se espera que dure el interrogatorio.

Las investigaciones se centran en las sospechas de que Olmert trató de favorecer a un amigo suyo, Frank Lowey, en la compra de acciones del Bank Leumí cuando era ministro de Finanzas, bajo el anterior gobierno de Ariel Sharón.

El fiscal general del Estado israelí, Erán Shendar, ordenó en enero pasado la apertura de una investigación criminal contra el primer ministro por un supuesto delito de abuso de poder y cohecho en una transacción bancaria.

El caso del Banco Leumí fue denunciado en noviembre de 2006 por el supervisor de Instituciones Pública del Estado, Mija Lindenstrauss, quien en un informe sobre la privatización del banco aludió a irregularidades en las relaciones entre Olmert, entonces titular de Finanzas en funciones y los compradores, a los que le unía una amistad personal.

Lindenstrauss detectó, al menos, un serio conflicto de intereses, y entregó los resultados de su investigación al asesor jurídico del Gobierno, Menahem Mazuz, para que indagara en el asunto.

Los fiscales consideran que Olmert benefició a sus amigos en el concurso, en detrimento de los otros competidores, pero para llevarlo a juicio se deberá demostrar que la relación produjo algún beneficio material al primer ministro.

El caso es investigado por la misma unidad policial que tiene a su cargo desde hace un mes la investigación de Olmert por haberse beneficiado presuntamente de su cargo público en la compra de una vivienda en la calle Cremieux de Jerusalén y obtener un precio mucho más bajo del normal.

A cambio, el primer ministro habría impulsado la construcción de un proyecto de viviendas.