Martes, 9 de Octubre de 2007

El régimen militar birmano confirma su voluntad de hablar con Suu Kyi

EFE ·09/10/2007 - 14:00h

EFE - El régimen militar birmano anunció hoy que espera mantener "relaciones fluidas" con la líder de la oposición, Aung San Suu Kyi. EFE

El régimen militar birmano anunció hoy que espera mantener "relaciones fluidas" con la líder de la oposición, Aung San Suu Kyi, tras designar un enlace oficial con su principal cautiva y Naciones Unidas.

En una nueva señal de que reconoce públicamente la existencia de una oposición política en el país, la Junta Militar, que en el pasado ha dado muestras de su actitud camaleónica, reiteró su disposición a establecer contacto con Suu Kyi, sometida a arresto domiciliario desde junio de 2003.

Ese mensaje fue hecho público por el diario estatal "Nueva Luz de Myanmar", después de que el régimen anunciara ayer por televisión la designación de un enlace oficial con Suu Kyi, considerada icono de un movimiento democrático casi asfixiado por las continuas campañas de persecución política llevadas a cabo durante las últimas dos décadas.

La idea de crear un enlace, función que desempeñará el viceministro de Trabajo, general Aung Kyi, fue propuesta al régimen militar por el enviado especial de la ONU, Ibrahim Gambari, durante las conversaciones que mantuvo con los generales con ocasión de su visita oficial a Birmania (Myanmar), del 29 septiembre al 2 de octubre pasados.

"Por respeto a la recomendación de Gambari y en vista a tener una relaciones fluidas con Aung San Suu Kyi", señaló el órgano de propaganda del régimen al confirmar la designación de Aung Kyi como interlocutor con la líder opositora y Naciones Unidas.

El general Aung Kyi es miembro del Gobierno militar desde la amplia purga interna efectuada a finales de 2004 por el sector más duro, y es visto como uno de los pocos generales con cierta actitud para negociar.

Quizá por ello, el general Aung Kyi se ha encargado de negociar con la Organización Internacional de Trabajo (OIT) las medidas que la Junta Militar debe adoptar para poner fin al empleo forzado de mano de obra y al reclutamiento de soldados menores de edad.

Después de que las fuerzas de seguridad acallaran a tiros y golpes las manifestaciones pacíficas llevadas a cabo a finales de septiembre, trascendió que el jefe de la Junta Militar, general Than Shwe, había informado a Gambari de su disposición a encontrarse con Suu Kyi, siempre y cuando abandonara la actitud de "confrontación".

Suu Kyi, quien desde su regreso a Birmania en 1988 ha pasado casi 12 años en cautividad, ha tenido un oficial de enlace, casi siempre miembros del Servicio de Inteligencia Militar, durante cada uno de los periodos de detención que le han impuesto las autoridades.

Antes de anunciar la designación del intermediario, la Junta Militar dio a entender mediante un comentario publicado por el citado diario que Suu Kyi permanecerá sometida a arresto domiciliario hasta que sea aprobada la Constitución, cuya redacción parece inacabable.

La Convención Nacional, compuesta por unos mil delegados elegidos a dedo y que el Gobierno califica de pilar de su particular plan de democratización, concluyó a principios del pasado septiembre los quince capítulos del borrador constitucional, tras 14 años de trabajos tutelados por el régimen y con el boicot de la oposición.

La Liga Nacional por la Democracia (LND), que encabeza Suu Kyi y que ganó por abrumadora mayoría las elecciones legislativas celebradas en 1990, boicoteó la redacción del borrador al considerar que su aprobación significará garantizar la permanencia de los militares en el poder.

Las autoridades militares sostienen que han puesto en libertad a unas 1.600 personas de las cerca de 2.700 detenidas, entre ellas 573 monjes, que fueron arrestadas durante las protestas del pasado 26 y 27 de septiembre, y los días posteriores.