Martes, 9 de Octubre de 2007

Hallan en aguas de Alicante la única población en el Mediterráneo de un tipo de molusco exótico

EFE ·09/10/2007 - 14:14h

EFE - Maite Vázquez, integrante del grupo de biólogos del Centro de Investigación Marina, con sede en Santa Pola, que ha descubierto en aguas del puerto de Alicante la única población conocida en el Mediterráneo de "Bustrycapulus aculeatus", un tipo de molusco gasterópodo muy parecido a las lapas originario del océano Pacífico. EFE

Un grupo de biólogos del Centro de Investigación Marina (CIMAR), con sede en el cabo de Santa Pola, ha descubierto en aguas del puerto de Alicante la única población conocida en el Mediterráneo de un tipo de molusco gasterópodo originario del Océano Pacífico.

El director científico del CIMAR, Alfonso Ramos, declaró a Efe que se trata del "Bustrycapulus aculeatus", una especie físicamente muy parecida a las conocidas "lapas" y que procede del Pacífico sudamericano, a la latitud de Perú.

El responsable del CIMAR, centro creado por el Ayuntamiento de Santa Pola y la Universidad de Alicante, explicó que se ha puesto en contacto con otros investigadores del Mediterráneo en especies exóticas y que todavía no ha sido señalado en otras zonas.

Los científicos creen que ha podido alcanzar el puerto alicantino por dos vías: una, adherido al casco de los navíos o bien con el "agua de lastre", la que llevan los barcos de carga en los tanques para conseguir la estabilidad apropiada al viajar y que después vacían en el destino, una vez que se produce la carga.

Ramos aclaró que, como la inmensa mayoría de las especies que son transportadas al Mediterráneo, no se la puede calificar de "invasora" dado que únicamente se ha asentado en los muelles y espigones del puerto de Alicante sin alterar los ecosistemas naturales y, además, se encuentra muy localizado.

En cambio, su aparición sí es "relevante desde el punto de vista científico" y la evolución de la población es objeto de estudio por Ramos y los también biólogos Maite Vázquez y Andrés Izquierdo en el CIMAR.

Este "curioso" molusco se alimenta por la filtración del mar y se ha adaptado perfectamente a las condiciones de aguas estancadas y alto grado de materia orgánica en suspensión que existe en la zona portuaria alicantina.

Forma agregados de individuos masculinos y femeninos, y es de la misma familia de otro gasterópodo "exótico" que se está expandiendo en el Atlántico norte ("Credipula fornicata").

El director científico del CIMAR comentó que el Mediterráneo es un "mar muy receptivo a las nuevas especies dado que en verano se convierte en un hábitat tropical y en invierno presenta casi las condiciones del Atlántico Norte".

También manifestó que de las especies exóticas que puedan entrar en el Mediterráneo, un noventa por ciento se localizan en lugares portuarios o degradados, ya que no son buenas competidoras con respecto a las especies autóctonas.