Martes, 9 de Octubre de 2007

Ascienden a 71 los muertos por las inundaciones causadas por el tifón Lekima en Vietnam

La inundaciones son las más graves de Vietnam en las dos ultimas décadas

EFE ·09/10/2007 - 09:30h

EFE - Un hombre seca alguna de sus posesiones en el techo de una casa inundada en la provincia de Thanh Hoa, tras el paso de un tifón, en Vietnam. EFE

La inundaciones provocadas por el tifón Lekima, las más graves de Vietnam en las dos ultimas décadas, han causado la muerte de 71 personas y la desaparición de otras díez, según el último computo de víctimas facilitado hoy por el Departamento Central de Tormenta e Inundaciones.

"Las inundaciones han sido de una intensidad que no esperábamos y más fuertes que el diseño de las casas, puentes y carreteras. Así que pese a las cuidadosas preparaciones, el tifón se ha cobrado muchas vidas", reconoció el director del Departamento, Nguyen The Luong.

El funcionario añadió que muchos vecinos de las áreas afectadas por el tifón, ahora rebajado a tormenta tropical, no valoraron en su justa medida la gravedad de las inundaciones y se negaron a ser evacuados.

Indicó también que son muchas las aldeas del norte y centro de Vietnam que permanecen bajo el nivel del agua y que sólo se puede acceder a ellas mediante lancha o helicóptero.

Los equipos de rescate y personal del Ejército siguen enviando toneladas de alimentos y medicamentos a los vecinos que todavía permanecen sobre los tejados de sus viviendas.

La provincia más golpeada es la de Nghe An, con 23 muertos, seguida de Thanh Hoa (15) y Hoa Binh (12), pero los daños también se extienden a otras nueve provincias del centro y norte del país.

Desde que el pasado miércoles Lekima se aproximara a Vietnam, las lluvias torrenciales, inundaciones y aludes han arrasado 57.700 viviendas y destruido más de 120.000 hectáreas de cultivos, y los gobiernos locales estiman el impacto económico de los daños materiales en unos 141 millones de dólares.

Hace casi dos semanas, Lekima -nombre de una típica fruta vietnamita- también ocasionó doce muertos a su paso por Filipinas.