Martes, 9 de Octubre de 2007

Eurogrupo satisfecho con las declaraciones de EEUU sobre la necesidad de un dólar fuerte

EFE ·09/10/2007 - 07:32h

EFE - El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, asiste a una rueda de prensa tras la reunión del Eurogrupo en Luxemburgo. EFE

Los ministros de Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) se mostraron hoy satisfechos con las declaraciones de las autoridades de Estados Unidos sobre que un dólar fuerte va en interés de su economía y evitaron mandar a Washington un mensaje más contundente sobre la necesidad de apreciación del dólar.

Los ministros de la eurozona fueron más duros con China, a cuyo Gobierno pidieron que deje flotar libremente su moneda para que se produzcan "los ajustes necesarios".

Anunciaron, además, el envío de una delegación a Pekín, antes de fin de año, en para discutir con las autoridades chinas cuestiones de política macroeconómica.

Estas fueron las principales conclusiones del debate de hoy,en el Eurogrupo, sobre la situación en los mercados de divisas, cuyo objetivo era fijar una posición común para la próxima reunión de ministros y gobernadores de los bancos centrales del G-7 (los países más industrializados del mundo).

En rueda de prensa al término del encuentro, el presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, explicó que, en opinión de los ministros, el tipo de cambio debe reflejar los fundamentos de la economía y que la excesiva volatilidad es "indeseable" para el crecimiento económico.

Las diferencias entre los países miembros impidieron sacar adelante un mensaje más exigente hacia EEUU, para que trate de reducir sus déficit corriente y comercial y permitir así la apreciación del dólar, como venían reclamando en las últimas semanas desde el propio Juncker a los Gobiernos francés e italiano.

El ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, ya dejó claro a la entrada de la reunión que no comparte la preocupación de la mayoría de sus socios por la fortaleza de la divisa europea y recalcó que prefiere un euro fuerte a uno débil.

En cuanto a la cotización del euro frente al yen, los ministros de los Trece se mostraron de acuerdo con las autoridades japonesas en que su economía está en una senda de recuperación y confiaron que esa evolución sea percibida por los mercados.

Respecto a la coyuntura, el Eurogrupo hizo hincapié en la solidez de la economía del área y consideró que las turbulencias financieras tendrán en 2007 un impacto "moderado", aunque los riesgos para las previsiones de crecimiento en 2008 han aumentado.

En esa línea, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, reconoció que la crisis derivada de los problemas en el mercado hipotecario estadounidense ha provocado pérdida de confianza y conllevará un endurecimiento de las condiciones de financiación, pero insistió en que la solidez de la economía contribuirá a "capear el temporal".

Los ministros comentaron, por último, la situación presupuestaria en varios países del área, con especial atención a Francia.

Según Juncker, el programa de reformas planteado por el nuevo Gobierno francés es "ambicioso" y está en línea con la agenda de Lisboa.

Los ministros lamentaron que el proyecto de presupuestos para 2008 no se ajuste al objetivo pactado por todos los países del área de equilibrar sus finanzas públicas como muy tarde en 2010.

Almunia incidió en que sólo en el escenario más optimista de crecimiento y evolución de los ingresos Francia lograría eliminar el déficit público en 2010 y resulta mucho más probable que lo acabe posponiendo hasta 2012.