Lunes, 8 de Octubre de 2007

La publicidad se propaga a paso de cebra en las grandes urbes

PÚBLICO ·08/10/2007 - 21:57h

PÚBLICO -

La experiencia demuestra que la publicidad, cuanto más inmediata, más efectiva resulta. Eso es precisamente lo que defienden las agencias Opus Multipla y Grey, quienes han formulado anuncios a pie de calle y, más en concreto, en pasos de peatones.


La fórmula funciona porque no está exenta de humor. Por si alguien dudaba del poder inmaculado de Don Limpio, la prueba del algodón se trasladó a la ciudad alemana de Dusseldorf. Allí, el calvo más pulcro del planeta ostenta una  línea blanca y no gris, como el resto de la señalización horizontal.

En Brasil, un centro comercial de Curitiba publicitó sus rebajas transformado el paso de cebra en un código de
barras, para despiste y sorpresa del personal.
La fórmula también ha cuajado en Melbourne (Australia), donde el creativo Ant Shannon convirtió un fragmento del paso en un improvisado cenicero para tirar las colillas callejeras.