Lunes, 18 de Febrero de 2008

Gallardón y Aguirre disimulan las pullas con un beso protocolario

La presidenta dice que el deporte enseña "a saber perder"

PÚBLICO.ES ·18/02/2008 - 22:30h

Tuvo que ser a la segunda. Después de un primer acercamiento en el que el alcalde se apartó discretamente, ayer, por fin, Alberto Ruiz Gallardón y Esperanza Aguirre volvieron a besarse. La inauguración de un intercambiador en Madrid les sirvió para volver a regalarse carantoñas de protocolo.

Rompieron así una dinámica de más de un mes. La ausencia del beso les perseguía desde la reunión en la que la presidenta presionó a Rajoy hasta excluir al alcalde de las listas.

El pasado día 6, ambos tuvieron incluso que negarse ante la insistencia de los fotógrafos por conseguir la instantánea. Esta vez, por arte de magia, tras el beso el tenso ambiente de otras ocasiones se enfrió de repente.
El conflicto, sin embargo, no ha quedado del todo aparcado. Los discursos de ambos dirigentes poco después, en un acto preelectoral sobre el deporte con Rajoy, estuvieron, una vez más, plagados de indirectas.

Dobles sentidos
Gallardón fue el que primero sacó la espada. En Pozuelo, frente a un auditorio lleno de cargos del PP, el alcalde ensalzó como valores indispensables del deporte, "el juego limpio" y "el trabajo en equipo". Tras un discurso breve en el que defendió la candidatura de Madrid 2016, Gallardón volvió a su lugar a la izquierda de Rajoy. Tuvo que ser la propia presidenta, sentada, eso sí, a la derecha del presidente popular, quien le recordara que era él el encargado de presentarla.

El alcalde achacó el olvido a su pasión en la defensa de la candidatura olímpica e inmediatamente introdujo a la presidenta. En la sillas varios dirigentes del PP madrileño sonreían incrédulos, pero todos aplaudieron cuando alcalde y presidenta intercambiaron un abrazo.

Aguirre fue menos sutil. La presidenta lanzó una indirecta certera al alcalde. Hay que destacar también otros valores del deporte, apuntó: "enseña a ganar sin arrogancia y a perder reconociendo el mérito del adversario".

Rajoy, por su parte, ya había buceado en la polémica por la mañana. En una entrevista publicada en La Razón confesaba que cree que "Gallardón seguirá en la política tras las elecciones". Y aseguraba: "Cuento con él para el futuro".