Lunes, 18 de Febrero de 2008

Zapatero quiere generalizar el dominio del inglés

El 15% de las actividades escolares serán en ese idioma en cuatro años

GONZALO LÓPEZ ALBA ·18/02/2008 - 22:16h

Zapatero volvió ayer a la política grande, la de las cosas aparentemente menores, pero que pueden cambiar el destino de las personas y, por extensión, determinar el futuro de un país. En concreto, la educación.


El líder socialista marcó como objetivo nacional que, en el plazo de 10 años, todos los jóvenes españoles puedan, al terminar la educación obligatoria, utilizar el inglés "de manera ordinaria como lengua de comunicación y trabajo".


"Lo necesita España para competir económicamente y lo necesitan nuestros jóvenes para formarse y competir profesionalmente", argumentó desde la rémora personal, que ha lastrado a generaciones de españoles, de proceder de un plan de enseñanza en el que la lengua extranjera de estudio era el francés, pero con un tratamiento de maría.

La meta que planteó para la próxima legislatura es que, a su término, el 15% de las actividades escolares se desarrollen en inglés -ahora se imparte sólo como lengua extranjera con un mínimo obligatorio de entre tres y cuatro horas semanales-. Se ampliarán las becas para que cada año 200.000 jóvenes puedan realizar estancias de un mes en países de habla inglesa. Este año se invertirán 85 millones para que puedan hacerlo 51.000 jóvenes.

Igualdad de oportunidades

Zapatero enmarcó estas ayudas en la declaración de que "hay familias que pueden perfectamente pagar la estancia de sus hijos en el extranjero, pero nuestra prioridad está en aquellas que no pueden". El mismo argumento inspiró sus compromisos de que el 50% del alumnado de bachillerato y formación profesional reciba algún tipo de ayuda o el de crear becas-salario para quienes abandonan sus estudios por causas económicas.

El líder socialista se declaró comprometido con una enseñanza pública que combine "la excelencia" con la igualdad de oportunidades. Además de generalizar el aprendizaje del inglés, el PSOE quiere potenciar la enseñanza de la lengua y de las matemáticas. Y, sobre todo, hacer compatible el esmero en el cuidado de los talentos con el objetivo de conseguir que el 85% de los jóvenes terminen los estudios de bachillerato o de formación profesional de grado medio.

El instrumento clave, junto a los fondos económicos, será -según la propuesta socialista- restituir a los profesores la autoridad profesional y social, según dijo ante un auditorio en su mayoría del ámbito docente.
Zapatero contrapuso este modelo al que atribuyó al PP con el espejo de la Comunidad de Madrid, "la que menos invierte en educación, especialmente en la pública, a la que margina y olvida" porque, según dijo, "apuesta por una sociedad dual".

Pizarro, el ‘currante' del PP

Aprovechó Zapatero en este punto para introducir una cuña con la apelación de Rajoy a "los currantes". "Los currantes como Pizarro, que tienen indemnizaciones de miles de millones de pesetas. ¡Qué desfachatez!", ironizó.