Lunes, 18 de Febrero de 2008

Gran parte de UE critica los nuevos textos para las negociaciones en la OMC

EFE ·18/02/2008 - 22:44h

EFE - Un grupo mayoritario de países de la UE ha rechazado hoy que en la revisión de la Política Agrícola Común (PAC) que negocian los Veintisiete haya cambios radicales, según ha informado el secretario general de Agricultura, Josep Puxeu (en la imagen)

(añade posición española y declaraciones del secretario general de Agricultura)

Un grupo de 20 países, entre ellos España, ha mostrado su preocupación por los últimos textos presentados en la Organización Mundial del Comercio (OMC) dentro de la Ronda de Doha para la liberalización de los intercambios mundiales.

Los Veintisiete han analizado hoy las últimas propuestas de la OMC en dos reuniones: por un lado en el Consejo de Asuntos Generales, en el que están los ministros de Asuntos Exteriores de la UE, y por otro en el Consejo de Agricultura.

Los nuevos textos conocidos en la OMC no aportan nuevas ideas ni en el capítulo agrícola ni en el de bienes industriales respecto a las propuestas precedentes de hace siete meses.

Sólo el Reino Unido, Suecia y Dinamarca consideran que las propuestas "son una buena base de negociación" para avanzar en un acuerdo sobre la Ronda, que comenzó en 2001 y que actualmente está atascada.

En la reunión de ministros de Exteriores, Francia, Italia, Grecia, Hungría, Polonia, Irlanda y Letonia han intervenido para expresar su preocupación por cómo evoluciona la negociación.

Antes del Consejo de Agricultura, un grupo de 20 países, entre ellos España, se han reunido para fijar una estrategia de cara a las negociaciones de Doha, según ha declarado el secretario general español de Agricultura, Josep Puxeu.

Puxeu ha señalado que todos estos países y la propia comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, han reconocido que las propuestas son muy abiertas y que queda muy lejos un acuerdo.

Para España es especialmente preocupante el capítulo de acceso a los mercados, en el que los países emergentes reclaman una apertura a la UE.

Otro punto es el de la liberalización del comercio, con prioridad para los países en desarrollo, en el capítulo de productos tropicales, dentro de los cuales se han incluido los cítricos o el tomate, lo que puede dañar a la agricultura de los países mediterráneos.

Francia ha insistido en que hay un "desequilibrio", pues la UE ya ha cedido mucho en agricultura, apartado en el que se le piden sacrificios y a cambio está obteniendo pocos avances en las discusiones para liberalizar los sectores de servicios y bienes industriales.

Tanto Francia como Italia o Grecia han expuesto que en esta negociación no se está teniendo en cuenta el respeto a las denominaciones de origen o indicaciones geográficas protegidas (IGP), una de las principales reivindicaciones europeas.

España defendió una posición similar en este punto, en grupos de expertos de Comercio de la UE.

Por otra parte, Francia ha indicado que se está tratando a China como un país emergente, en las negociaciones para liberalizar el comercio, cuando en pocos años "será la primera potencia mundial"

EEUU y Australia se oponen al reconocimiento de las IGP o Denominaciones, según fuentes comunitarias.

El comisario europeo de Comercio, Mandelson, jefe negociador de la UE en estas discusiones, ha indicado que es importante conseguir un acuerdo para cerrar Doha en los próximos tres meses, porque de lo contrario habrá un parón y será difícil que avancen las discusiones, ante la cercanía de las elecciones en EEUU (en noviembre).

Los ministros de Agricultura de la UE continúan aún su reunión de hoy.