Lunes, 18 de Febrero de 2008

Una mayoría de países rechaza una reforma radical de las ayudas agrícolas, según España

EFE ·18/02/2008 - 22:44h

EFE - Un grupo mayoritario de países de la UE ha rechazado hoy que en la revisión de la Política Agrícola Común (PAC) que negocian los Veintisiete haya cambios radicales, según ha informado el secretario general de Agricultura, Josep Puxeu (en la imagen)

Un grupo mayoritario de países de la UE ha rechazado hoy que en la revisión de la Política Agrícola Común (PAC) que negocian los Veintisiete haya cambios radicales, según ha informado el secretario general de Agricultura, Josep Puxeu.

Los ministros de Agricultura comunitarios celebraron una nueva discusión sobre la reforma o "chequeo médico" de la PAC, la política que más fondos absorbe del presupuesto comunitario -cerca de la mitad-, 55.800 millones de euros (previstos para 2008), con España como segundo receptor (6.681 millones en 2006).

Durante el debate quedó de manifiesto que muchos países, especialmente los mediterráneos y los del este, quieren que los cambios sean "mínimos, pues no es tiempo para grandes reformas", según ha declarado Puxeu en rueda de prensa.

Los países se posicionaron sobre dos cuestiones: la primera, sus prioridades en esta revisión y la segunda, las medidas que ven necesarias para adaptar a los ganaderos a la desaparición de cuotas lecheras en 2015, tal y como ha propuesto la Comisión Europea (CE).

Los ministros tratarán de cerrar conclusiones en marzo sobre la propuesta que hay ahora sobre la mesa, que no es la legislativa, pues está previsto que la CE dé a conocer el proyecto legal para revisar la PAC en mayo con el fin de que la negociación real se produzca en la segunda mitad de 2008.

Entre las ideas centrales de la reforma, que pretende la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, destaca un aumento de la reducción de ayudas directas que ahora llegan a los productores, con el fin de destinar el dinero obtenido a otras políticas para el campo, las del desarrollo rural.

Actualmente ya se recorta un 5% de las ayudas directas para reforzar el desarrollo rural, lo que se conoce como "modulación", pero Bruselas pretende elevar gradualmente ese porcentaje de manera que la reducción ascienda al 13% de la subvención en 2013.

España ha manifestado que cualquier cambio debe pensarse para después de 2013, pues ya están programados los fondos destinados al desarrollo rural -medidas en el campo distintas o complementarias a la agricultura-.

Otras de las razones españolas es la situación de los precios de los alimentos y la amenaza para la producción que supone modificar las subvenciones, en la línea de desligarlas más de la obligación de cosechar, tal y como quiere Bruselas.

Puxeu ha indicado que en esta revisión son sectores sensibles el tabaco (España quiere continuar los apoyos hasta 2013) y el arroz.

En el Consejo, los ministros hablaron especialmente de la parte de la revisión de la PAC que afecta al sector lechero y en este sentido está, por un lado, el horizonte del final de cuotas y por otro la propuesta de subirlas un 2% este año, para preparar al sector.

En este sentido, España, deficitaria en producción, ha reclamado un incremento, pero pide que el trato no sea igual para todos a la hora de subir las cuotas.