Lunes, 18 de Febrero de 2008

Northern Rock tendrá que ser público "varios años"

El banco predice un rescate largo mientras Brown defiende haberlo nacionalizado

LOURDES GÓMEZ ·18/02/2008 - 21:23h

El recién designado presidente ejecutivo del banco británico Northern Rock, que acaba de ser nacionalizado, permanecerá bajo control público "varios años" mientras se enjuga la deuda de la entidad. Sandler admitió ayer que "es claramente poco realista" hablar de una situación "de meses".


Aunque este ejecutivo, de reconocido prestigio en la City porque restauró la confianza en el mercado asegurador Lloyd's, se mostró optimista de cara a la solución de la crisis financiera del banco de Newcastle, reconoció que "nada está garantizado en este mundo". En una rueda de prensa posterior a la primera reunión de Sandler con el equipo de Northern Rock, el directivo señaló que es demasiado pronto para hablar sobre recortes de empleo en Northern Rock (que tiene 6.000 empleados).


Mientras, el primer ministro británico, Gordon Brown, defendió ayer la decisión de nacionalizar Northern Rock frente a las críticas de la oposición conservadora, que pidió la dimisión del ministro de Finanzas, Alistair Darling, por "hacernos propietarios de un banco que nadie quiere comprar". Brown señaló en rueda de prensa que "actuamos correctamente, en el momento apropiado, por los motivos adecuados. Contuvimos los problemas sin dejar que se extendieran por el resto de la economía". El primer ministro evitó concretar el periodo en que el banco seguirá en manos públicas.

Horas después, Darling publicaba en la Cámara de los Comunes el proyecto de ley que permitirá la primera nacionalización en décadas de una empresa privada británica.

Arrastrado por la crisis de las hipotecas basura de EEUU, Northern Rock entró en dificultades en septiembre, forzando la intervención del Banco de Inglaterra con ayudas estimadas hoy en 5.500 millones de libras (cerca de 8.000 millones de euros). El préstamo y las garantías estatales seguirán en pie.


El ministro presentó la propiedad pública de Northern Rock como un ejercicio temporal, que salvaguarda los intereses de los clientes y del contribuyente en mayor medida que las opciones de rescate propuestas por el sector privado. Hasta anteayer seguían en la mesa sendas ofertas de compra del grupo Virgin, del empresario Richard Branson, y de ex ejecutivos de la entidad, que el Gobierno descartó por insuficientes y por la posible oposición de los accionistas del banco.

Accionistas atrapados
Los accionistas del Northern Rock son víctimas del agujero del banco.
Ahora, los grandes accionistas amenazan con ir a los tribunales para lograr una indemnización. Los fondos SRM Global y RAB Capital son los principales accionistas, con un 12% y un 8%, respectivamente.

El banco deberá funcionar como una entidad comercial, a distancia del Gobierno de Londres y sujeta a las normas de competencia británicas y europeas.