Lunes, 18 de Febrero de 2008

40.000 metros cuadrados para el hospital de Carabanchel

Interior ha ofrecido a la Consejería madrileña de Sanidad la cuarta parte de los terrenos de la antigua penitenciaría

PATRICIA RAFAEL ·18/02/2008 - 21:21h

A dos semanas de las elecciones generales parece que las conversaciones entre el Ministerio del Interior y la Consejería de Sanidad acerca del suelo de la antigua cárcel de Carabanchel empiezan a concretarse: Interior ha ofrecido a Madrid 40.000 metros cuadrados del recinto penitenciario, según explicó ayer el titutular madrileño de Sanidad, Juan José Güemes.

El ofrecimiento, que en ningún caso está concretado porque todavía no se ha hablado de plazos, ni en qué condiciones se realizará, supone algo menos de la tercera parte de la superficie total del recinto, que equivale a 13 campos de fútbol. "Es menos de lo que esperábamos y entonces habrá que planear un hospital diferente de los nuevos, porque con esa superfice tendrá que tener varias alturas", señaló Güemes, quien concretó que el nuevo edificio de Carabanchel debería tener una edificabilidad de 90.000 metros cuadrados para que fuera viable.

Desde Instituciones Penitenciarias, ni confirmaron ni negaron la información. Sólo comentaron: "Ahora no vamos a hablar de ese tema". La antigua cárcel de Carabanchel, que se inauguró en 1940, echó el cierre definitivo hace ahora nueve años. Desde entonces está abandonada. Y en los últimos años se ha convertido en el paraíso de los grafiteros de los buscadores de cobre.

Servicio para dos distritos

Desde sus cierrre, los vecinos de Latina y Carabanchel (con una población aproximada de 500.000 habitantes) vienen reclamando la construcción de un hospital en los antiguos terrenos de la cárcel. Sus centros de referencia son el Clínico San Carlos y el 12 de Octubre, ya saturados de por sí. Se prevé además que la población de Carabanchel crezca en más de 100.000 personas con la urbanización del PAU y la Operación Campamento.

Precisamente para los habitantes, la cesión de 40.000 metros cuadrados es insuficiente, según criticó ayer uno de los portavoces vecinales de Latina, Javier Poveda. "Con el resto de superficie querrán especular", aventuró. Al poco de cerrarse la cárcel, el Ministerio del Interior anunció la creación en los terrenos de 1.300 casas para financiar la construcción de nuevas cárceles. Pero hasta ahora los trabajos no han comenzado.

Respecto al futuro nuevo hospital, el consejero de Sanidad no quiso concretar si seguiría el modelo de gestión privada de los nuevos centros: "No doy por hecho nada hasta que no tengamos el plazo de la cesión por escrito", añadió.

 

 Una vieja reivindicación vecinal

Sin saber que la permuta de terrenos entre Interior y la Consejería de Sanidad ya está en marcha los vecinos de Carabanchel y Latina no cejan en sus reivindicaciones: para mañana han convocado una nueva manifestación que denunciará el abandono de la antigua cárcel y reclamará además de un hospital, la construcción de centros dotacionales en lo que quede de terreno.
Hoy presentarán, además, una denuncia en la Agencia de Protección de Datos por la "cantidad de documentos" que permanecen desperdigados y a la vista de todos en las instalaciones penitenciarias. En estos años los vecinos han encontrado hojas de recuentos de presos y otros documentos que creen que podrían vulnerar la Ley de Protección de Datos,explicó Javier Poveda, unos de los portavoces de la Coordinadora Vecinal de Latina.
También en los próximos días, las plataformas vecinales iniciarán los trámites para plantear una demanda contra el Gobierno por abandono del patrimonio público. La semana pasada, diversas asambleas vecinales, aprobaron una propuesta de lo que quieren en los terrenos: además de un hospital, una facultad universitaria y un gran centro cultural. No quieren cualquier hospital. Insisten en que el nuevo centro deberá ser de gestión pública. Rechazan así el modelo de los nuevos centros, que fueron construidos por empresas privadas que asumen la gestión de la parte no sanitaria.