Lunes, 18 de Febrero de 2008

"Cada día aparece una foto nueva"

Escándalo en China por la publicación de unas fotografías pornográficas del cantante y estrella asiática Edison Chen.

 

ANDREA RODES (CORRESPONSAL) ·18/02/2008 - 21:11h

Edison Chen y la actriz Denise Ho en una serie de televisión.

El morbo que despierta la vida sexual de los famosos ha sido más fuerte que la censura china. Durante las dos últimas semanas, cientos de fotografías donde aparece el actor y cantante Edison Chen, de 27 años e ídolo de las adolescentes asiáticas, en comprometidas posturas sexuales junto a varias artistas conocidas, han circulado por Internet, provocando el mayor escándalo sexual on-line de China.

"Cada día aparece una foto nueva", dice Yang Zhongmiao, un estudiante pequinés de 21 años, mientras almuerza con sus amigos en una ruidosa cafetería de la capital. "Nos pasamos el día hablando del escándalo", dice Yang. De momento, han aparecido 1.300 fotos que muestran al joven actor chino-canadiense, considerado uno de los hombres más sexys del mundo por la revista People en 2006, en su apartamento de Hong Kong practicando juegos sexuales con una decena de mujeres distintas. Entre ellas está Gillian Chung, cantante pop de Twins, el dúo que causa furor en Asia y que aparece en la publicidad del Disneylandia de Hong Kong.

Las fotos fueron robadas del ordenador portátil de Chen cuando éste dejó su Apple MacBook de color rosa en un taller de reparación de Hong Kong, antes de viajar a Canadá. Desde entonces, alguien las ha ido difundiendo por Internet, provocando un revuelo social en la ex colonia británica y en el continente chino.

Lo que a los ojos de un occidental parece un escándalo sexual más, una estrategia de marketing para aumentar la fama de los implicados, en China puede tener efectos contrarios. La conservadora sociedad china guarda muchos prejuicios respecto a hablar de sexo en público y a mantener relaciones sexuales prematrimoniales. Las fotografías pueden acabar con la carrera de Chen, y en especial, de las mujeres.

Imagen de Samsung y Levi's

"Estoy lleno de dolor y frustración. Quiero aprovechar esta ocasión para pedir perdón a cualquier persona a la que haya podido afectar este extraño, tan extraño calvario", dice Chen en un vídeo difundido por él mismo para pedir perdón.

A raíz del escándalo, el actor, imagen de Samsung y Levi's, está a punto de perder sus contratos más recientes en el mundo del cine y la publicidad. "Ayudemos a que los heridos puedan curar sus heridas", dice Chen en el vídeo, rogando a la gente que elimine las fotografías de su e-mail y pare de difundirlas.

La cantante Chung, rostro de Disneylandia, conocida por criticar el sexo antes del matrimonio y adorada por las familias, ha visto esfumarse su imagen puritana y es acusada de hipócrita. "He cometido el error de ser naif y muy tonta", reconoció esta semana Chung en una rueda de prensa en Hong Kong. La cantante, de rostro angelical, apareció ante una sala abarrotada de gente, que le gritaba desde frases de apoyo a críticas y bromas relacionadas con las partes de su cuerpo visibles en las fotografías. Otra de las mujeres que aparecen desnudas junto a Chen, la actriz Bobo Chan, no ha sido localizada y su boda ha sido cancelada, informaban ayer los medios chinos.

Censura policial

"No pueden haber difundido las fotos para hacerse más famosos. Es un gran escándalo y punto", dice Yang. Sus amigos y él se han pasado la semana enganchados al ordenador, siguiendo las novedades en The Sexy Photo Gate, como se conoce el escándalo en la China continental. En portales locales como tanya, sina.com o tudou, los cibernautas pueden observar las fotografías más recientes y dejar comentarios. Las imágenes y los posts desaparecen rápido, a medida que los detecta la ciberpolicía. Pero la cantidad de fotografías en circulación y la popularidad que despiertan (la web tanya ha recibido más de 25 millones de visitas y 150.000 comentarios) han puesto en duda la capacidad de control de la censura.

La controversia provocada por las fotos deja entrever la doble apariencia de la moral china con respecto al sexo. Por un lado, el sexo explícito es todavía un tabú social. Esto explica por qué la pornografía está prohibida y el Gobierno pone tanto empeño en censurar las escenas de sexo de los medios de comunicación y el cine. Todavía no se ha confirmado si la revista Playboy será distribuida durante los Juegos Olímpicos, cuando el Gobierno ha prometido que permitirá la venta de prensa extranjera en puntos concretos de Pekín.

Por otro lado, la prostitución sigue siendo una práctica muy extendida en China. Sólo hay que observar la gran cantidad de prostíbulos, disimulados en forma de peluquerías y centros de masaje, que hay en las ciudades chinas. O los servicios de mujeres de compañía que se ofrecen en la mayoría de hoteles, donde al cliente se le llama constantemente a la habitación para saber si necesita "relajarse".

En Hong Kong, que goza de mayores libertades que en el continente, las fotografías también han sido motivo de controversia. La Policía ha arrestado a nueve personas relacionadas con el caso y amenaza con castigar a quien mantenga o difunda las
imágenes por Internet. El escándalo ha abierto el debate sobre la regulación y el respeto por la privacidad en Internet y puede convertirse en un pretexto para aumentar la cibercensura en la ex colonia.

Desaparecido y con miedo a las represalias

Edison Chen (Vancouver, Canadá, 1980) quería lanzar su carrera en Estados Unidos con su aparición en la próxima película de Batman. Sin embargo, su tarjeta de presentación ha llegado con las fotografías pornográficas de sus encuentros con otras estrellas de Hong Kong.

Mientras permanece en paradero desconocido, sus abogados negocian su posible colaboración con la justicia china. No quieren que pase de testigo a sospechoso. Teme que las otras artistas implicadas le demanden por daños y perjuicios. También ha pedido protección policial para evitar cualquier incidente.

Hace nueve años, Chen se encontraba en una discoteca con unos amigos cuando fue fichado para hacer un anuncio de publicidad. Desde entonces, su popularidad comenzó a crecer, sobre todo entre las adolescentes, encantadas con su sonrisa. Chen ha publicado 16 discos, en cantonés y en mandarín, y ha participado en más de 20 películas.