Lunes, 8 de Octubre de 2007

Xavier Gens presenta "una declaración de amor al cine de género e ideas políticas" con "Frontières"

EFE ·08/10/2007 - 20:32h

EFE - El director Xavier Gens y la actriz Karina Testa posan para los gráficos tras presentar en el Festival de Sitges la película "Frontières". EFE

El director francés de cine Xavier Gens ha convertido en protagonistas de su ópera prima, "Frontières", a unos jóvenes salidos de los disturbios de la periferia parisina que acaban metidos en una espiral de torturas de neonazis locos.

Gens ha presentado su película en la sección competitiva Fantàstic del festival de Sitges como "una declaración de amor al cine de género e ideas políticas".

Y es que la cinta bebe sobremanera de los clásicos del género y tiene también como fondo los ecos de unas elecciones que deben resolverse entre un partido conservador y uno de extrema derecha.

Las escenas reales de disturbios con las que arranca la película son el aliño de un filme con subfondo de crítica social y del "miedo que vivimos con la subida de la extrema derecha", ha dicho Gens.

Las escenas 'gore' que muestra, ha dicho Gens, "traducen la catarsis de una necesidad de expulsar la rabia ante la violencia de la extrema derecha".

Al estilo de "La Matanza de Tejas", "Frontières" no ahorra sangre ni miedo y hasta tiene un carnicero con delantal que cuelga a sus víctimas en ganchos.

Admirador de realizadores como Spielberg o Scorsese, el director francés ha explicado que escribió el guión de la película hace cuatro años y "cuando lo tenía escrito empezaron a salir 'remakes' de películas de referencia".

Narra "Frontières" la peripecia de unos jóvenes salidos de la "banlieu", entre ellos Yasmina, la protagonista magrebí, quizás de segunda generación, que, escapando hacia Holanda de un robo perpetrado aprovechando los disturbios, recalan en un hotel de extraños propietarios, en donde sufren toda serie de vejaciones.

La familia de neonazis que regentan el hotel de carretera está presidida por un viejo nazi que habla francés con acento alemán y silba "Lili Marlene".

El nazi jefe quiere perpetuar la especie y aunque Yasmina tenga sangre árabe, cuando sabe que está embarazada la elige para que sea la pareja de su hijo y el bebé que lleva en el vientre "mejore la especie de los habitantes de la casa".

La casquería y hemorragia culmina con Yasmina intentando escapar del motel envuelta en excrementos de cerdo primero y en sangre después tras la matanza que ha protagonizado para evadirse.

La actriz Karina Testa recrea a Yasmina y ha explicado que el trabajo físico que conllevó el rodaje le hizo prepararse cinco meses antes física y psicológicamente con deporte diario y grandes carteles de las escenas en las que tenía que aparecer, algunas de ellas encadenada.

"Me di cuenta de que necesitaba un trabajo físico y emocional importante -ha señalado la actriz-, y me inspiré en el trabajo masculino para huir el cliché de chica sexy".

El filme se ha visto ya en el festival de Toronto (Canadá) y se ha presentado en Sitges a modo de estreno europeo.

Realizador de más de treinta vídeo-clips y asistente de dirección de Ringo Lam y Tsui Hark, Gens rinde con "Frontières" tributo al cine que le marcó en las décadas de 1970 y 1980.

Su primer largometraje ha recibido ayudas, de las "bastantes que se están dando en Francia para poder realizar cine".