Domingo, 17 de Febrero de 2008

"Fue desgarrador no haber podido quedarme ni un día en Cuba"

AGENCIAS ·17/02/2008 - 19:47h

Los cuatro disidentes cubanos que llegaron este mediodía a Madrid procedentes de La Habana (José Gabriel Ramón Castillo, Omar Pernet Hernández, Alejandro González Raga y Pedro Pablo Alvarez Ramos), agradecieron al Gobierno español el apoyo recibido a su llegada a un hotel madrileño y afirmaron que "seguirán luchando" por la liberación de sus compañeros del llamado 'Grupo de los 75', encarcelados todavía en Cuba.

En declaraciones a los medios, Pedro Pablo Alvarez, de 60 años, relató su trágica salida de la cárcel y el sentimiento que sintió en esos momentos tan duros tras dejar atrás a sus familiares más directos. Así, indicó cómo, tras su liberación, pidió "permanecer en Cuba un tiempo" y le contestaron que "no podía permanecer más en Cuba" por lo que ha tenido que "dejar hermanos atrás".

"Ha sido desgarrador no poder quedarme en Cuba ni un sólo día tras salir de la cárcel (...) y muy difícil decir que sí" al tener que elegir entre quedarse preso o exiliarse en España, explicó Alvarez, quien viajó a Madrid acompañado de su hermana y varios sobrinos.

Además, subrayó que hay que lograr "la liberación" de todos los presos políticos del 'Grupo de los 75', el cuál ha realizado una "lucha pacífica" y de cuyos miembros, dijo, continúan "amenazados" viviendo en un terror constante. De los siete presos políticos liberados miembros del Grupo, sólo cuatro han podido viajar a España.

Asimismo, Alejandro González Raga, otro de los disidentes cubanos, explicó su la experiencia vivida de su desgarradora situación, en la que "no se sabía si podían ser liberados hoy o mañana" y destacó lo "muy agradecido" que estaba al Gobierno español por toda la ayuda y apoyo recibido.

Alojados en el centro de Madrid 

Los cuatro disidentes fueron alojados de forma provisional en apartamentos de un edificio céntrico en Colón Madrid, donde el Ministerio de Asuntos Exteriores les ha proporcionado un residencia temporal. El poeta y periodista cubano Raúl Rivero, que también fue enviado a España desde la cárcel en 2005, les esperó en el hotel para abrazar emocionado a sus ex compañeros de prisión.

Acompañados por miembros de la Cruz Roja los cuatro presos políticos bajaron del autobús que les trasladó a primera hora de esta tarde a un hotel madrileño desde la base aérea de Torrejón de Ardoz.

Los cuatro serán sometidos a un chequeo médico para determinar su estado de salud que al parecer es bueno aunque en alguno de los casos es delicado, aunque se ha descartado que alguno de ellos tenga que ser hospitalizado.

Noticias Relacionadas