Lunes, 8 de Octubre de 2007

Malos augurios para la Sagrada Familia

El arquitecto del monumento afirma que se perderán piezas del decorado y el terreno se convertirá en un "bocadillo de mantequilla" si el AVE pasa finalmente por la calle de al lado.

AGENCIAS ·08/10/2007 - 17:41h

El arquitecto director de las obras de la Sagrada Familia, Jordi Bonet. /EFE

El arquitecto jefe de la Sagrada Familia, Jordi Bonet, auguró hoy una catástrofe si el túnel del AVE entre las estaciones de Sants y Sagrera, pasa bajo la calle Mallorca, al lado del templo.

"Dicen que no pasará nada", lamentó Bonet, quien aseguró que incluso en "la obra más segura del mundo", un conjunto de túneles en Boston (Estados Unidos), "también se han caído cosas y han habido muertos". "Rectificar es de sabios", dijo Bonet, en relación al posicionamento que mantienen Ministerio de Fomento, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona en relación al trazado del AVE por la ciudad. Según el arquitecto, "hay alternativas que no se estudian", como el paso del AVE por el litoral, el corredor del Vallès, un túnel bajo el existente en la calle Aragó, o construir uno de nuevo bajo la Diagonal.

El arquitecto jefe indicó que la Sagrada Família tiene una estructura singular y característica, y por ello, "no hay experiencia" previa sobre el riesgo que puede suponer el paso del túnel en sus inmediaciones. Además, precisó que el paso del túnel generará "vibraciones" que no garantizarán la seguridad ni en el templo ni en la propia obra "en caso de movimiento sísmico o un accidente por causas naturales". "No tenemos que tentar lo que es evitable", concluyó.

Menos prospecciones de las necesarias

Según los datos de la junta constructora de la Sagrada Família, "únicamente con un movimiento de cuatro milímetros" pueden haber daños "irreparables" en la Sagrada Família. Con este movimiento, aseguró que pueden producirse desprendimientos de las piezas de cerámica ('trencadís') que recubren las columnas que aguantan las naves del interior del templo. "Miles de personas circulan" por la nave de la Sagrada Familia y, según Bonet: "Si esto se mueve y creemos que se moverá, las piezas de 'trencadís' caerán". Bonet explicó que los cálculos hechos por los ingenieros que trabajan para la junta constructora indican que el túnel implicará movimientos de tierra en el templo superiores a los cuatro centímetros.

Bonet precisó que el túnel del AVE y la construcción de la pantalla de macropilotes al lado de la fachada de la Glòria implicarán que el terreno situado en la calle Mallorca sea frágil como un "bocadillo de mantequilla". Según Bonet, Adif hace sus cálculos partiendo de que el terreno es "virgen", y también recordó que en sus estimaciones no se ha tenido en cuenta la repercusión que supone el hecho de que el edificio situado al lado opuesto de la fachada de la Glòria cuenta con cuatro plantas subterráneas.

"El túnel pasa por el terciario, un terreno desconocido y peligrso", indicó, en el cual "hay arenas, arcillas y sobre todo agua freática". El arquitecto también indicó que las prospecciones del suelo hechas por la junta constructora no concuerdan con las el Adif. En este sentido, manifestó que como el Adif ha hecho prospecciones entre cada 100 y 150 metros, y no "cada 20 metros como está recomendado", las catas "no dan la información que se tiene que saber".