Domingo, 17 de Febrero de 2008

Bush pide elecciones justas en Zimbabue y conversa con el presidente tanzano

EFE ·17/02/2008 - 12:56h

EFE - El presidente estadounidense, George W Bush (c-d) y el presidente de Tanzania, Jakaya Kikwete (c-i), saludan a un grupo de personas hoy a la salida de la casa de gobierno en Dar Es Salaam (Tanzania).

El presidente norteamericano, George Bush, reafirmó hoy su compromiso con la resolución de conflictos políticos africanos, en su segunda etapa de la gira por el continente.

Bush se refirió tanto a problemáticas de larga duración, como son la tensa situación en Zimbabue o el conflicto de Darfur, como a las más recientes, como la crisis keniana, que estalló hace menos de dos meses.

Zimbabue debe organizar unos comicios "libres y justos", dijo desde la capital tanzana, Dar es Salam.

"Los ciudadanos zimbabuenses se merecen un gobierno que sirva sus intereses y que reconozca los derechos humanos", añadió, refiriéndose a las elecciones que tendrán lugar en Zimbabue el próximo 29 de marzo.

Bush hizo las declaraciones en una breve rueda de prensa conjunta con el presidente de Tanzania y presidente de turno de la Unión Africana, Jakaya Kikwete, tras haberse reunido con él a puerta cerrada.

En las conversaciones ambos mandatarios trataron también la cuestión del conflicto de Darfur, al que el presidente norteamericano se refirió una vez más como "genocidio".

"Estamos tratando de ayudarles, pero hay obstáculos para la paz", dijo, y agregó que esa es una de las razones por las han impuesto "duras sanciones", "realmente significativas" contra aquellos que están "bloqueando el progreso hacia el alivio de los que sufren en Darfur".

Ambos líderes firmaron también un protocolo de ayuda en el que Estados Unidos se compromete a dar unos 700 millones de dólares a Tanzania en el marco de los Objetivos del Milenio.

El dinero estará destinado a mejorar la red de transportes, el suministro de electricidad y el acceso al agua potable.

Bush y Kikwete intercambiaron puntos de vista también sobre temas globales de sanidad y desarrollo globales, sobretodo acerca programas y políticas para combatir el VIH y la malaria.

"Al principio de mi mandato me consternó el darme cuenta que (en África) una generación entera podía perderse a causa del sida, y que aquellos que vivimos de forma confortable no estábamos haciendo demasiado al respecto", explicó Bush.

Por eso la lucha contra la pandemia se convirtió en una prioridad para él, añadió.

Sobre Kenia, Bush reiteró su apuesta por una gestión compartida del gobierno como solución a la crisis que estalló en diciembre después de las elecciones generales.

La secretaria de Estado norteamericana, que viaja con él en la comitiva, se trasladará mañana a Nairobi para dar apoyo a las negociaciones entre gobierno y oposición, que se entablaron gracias a la intervención del ex secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan.

Rice se reunirá con el presidente keniano, Mwai Kibaki y con el jefe de filas de la oposición, Raila Odinga, a los que se prevé les traslade el mismo mensaje de la apuesta por un gobierno compartido, en el mismo sentido que lo hizo Bush ayer.

En Dar es Salam, Bush aseguró que está en los intereses nacionales de Norte América ayudar a "combatir la falta de esperanza" y que estaba en sus interese morales "ayudar a los hermanos y hermanas que sufren", y que ésta había sido su política desde el primer día de su administración.

El presidente norteamericano se encuentra en la segunda etapa de una gira de seis días por África que inició ayer en Benín y que le llevará también a Ruanda, Ghana y Liberia.

Tanzania es el único destino al que Bush dedicará dos jornadas.

Se espera que durante su gira el Presidente de EEUU analice con sus colegas el proyecto de la Casa Blanca de establecer un mando militar en África para coordinar sus acciones en ese continente.